Panam íntima, tras la pérdida de su embarazo: "Si Dios quiso arrebatarme a mi hija, por algo debe ser"

La conductora infantil estuvo en Intrusos y por primera vez se explayó sobre el dolor por la pérdida de Chiara, días antes de dar a luz.

Panam habló del fallecimiento de su beba en Intrusos: "Si Dios quiso arrebatarme a mi hija, por algo debe ser"

A pesar de que siempre se la ve con una enorme sonrisa, que destila alegría y amor, Panam vivió en este 2013 el peor momento de su vida cuando, embarazada de nueve meses, perdió a su beba.

"Tuve contacto físico con Chiara, quise tocarla, y no se lo deseo a nadie. Sólo las mujeres lo pueden entender, sólo las que fuimos madre. Lloré, me la dejaron un ratito, y te preguntás por qué a mí, y la llené de besos igual. Tuvimos que despedirla y estuvieron los más allegados".

La actriz y conductora fue a Intrusos y se explayó por primera vez sobre el dolor por la muerte de su hija Chiara, a dos semanas de la fecha pautada de su nacimiento, en mayo pasado.

En un conmovedor relato, Panam detalló cómo vivió este duro año y dejó un esperanzador mensaje. A continuación, algunas de sus frases:

-"Morí con Chiara y volví a nacer, ella vino para enseñarme algo".

-"Esto superó toda tristeza que una mujer puede pasar, nadie espera el final, todo estábamos re ilusionados, esperando que la familia crezca, esa familia soñada. Fue una desilusión tremenda, te quedás con los brazos vacíos. Es la nada, y por eso necesité hacer esa carta, para expresarle a la gente que estaba preocupada".

-"Yo traté de demostrarle a la gente que no estaba enojada y en contra de la vida, mi hija vino para ensañarme algo, soy muy creyente y me encomiendo a Dios. Si El quiso arrebatarme a mi hija, por algo debe ser. Traté de encomendarme a él. No entendía, cómo me pasó a mí, que me dedico a los chicos. No lo podía creer, fue una cachetazo, un terremoto tremendo. Lo miré a Luca que me llena de amor con su sonrisa y traté de salir adelante".

-"Para una mujer es terrible porque el hombre se conecta con el día a día, pero la mujer lo lleva en la panza durante 9 meses. Yo creo que me morí ese día y reencarné. Fue lo peor que me pasó en la vida, y lo peor que le puede pasar a una mujer. Una nunca está preparada para perder un hijo, que se espera con tanto amor e ilusión. Yo hablo con ella y la nombro en presente. Tengo una hija en el cielo, y un hijo (N. de la R.: Luca, de tres años y medio) en la tierra".

"Ahora no quiero volver a pensar en tener otro hijo, no quiero hacer mucha proyección. Pero quiero saber bien qué pasó, me hice estudios, los que te dan lo que sucedió. Sé que hice todo lo que tenía que hacer, hablé con los médicos, y fue algo que se fue de los manos de lo humano".

-"Tuve contacto físico con mi hija, quise tocarla, y no se lo deseo a nadie. Sólo las mujeres lo pueden entender, sólo las que fuimos madre. Lloré, me la dejaron un ratito, y te preguntás por qué a mí, y la llené de besos igual. Tuvimos que despedirla y estuvieron los más allegados. A los veinte días me levanté de la cama como pude, y busqué un motivo para salir adelante".

-"Siento que ella me protege y que quiere verme en acción, no quiero que mi hijo sienta que su hermana trajo tristeza, siento que nos protege. Mi mamá se encargó de que cuando llegara de la clínica no encontrara nada, no quise ser masoquista, sacaron todo. El sufrimiento es opcional, traté de conectarme con el lado del amor. Mi marido me dijo: 'Sigamos viviendo'. Me sacaba al teatro cuando yo no quería salir".

-"Sé que muchas personas vivieron algo similar, el tema parece que fue la coagulación de la sangre, y mi médica me siguió muy de cerca. Ahora no quiero volver a pensar en tener otro hijo, no quiero hacer mucha proyección. Pero quiero saber bien qué pasó, me hice estudios, los que te dan lo que sucedió. Sé que hice todo lo que tenía que hacer, hablé con los médicos, y fue algo que se fue de los manos de lo humano".