Nicolás Cabré y la China Suárez, enamorados en el estreno de la nueva peli del actor

La pareja asistió a la avant premiere de Sólo para dos, el film que protagoniza el galán junto a Martina Gusman, y se mostró feliz ante las cámaras. ¡Todas las fotos! 

De ser la pareja más comentada del ambiente artístico a convertirse en una flamante (y feliz) familia de tres: Nicolás Cabré y Eugenia Suárez viven con plenitud la llegada de su primera hija, Rufina. Así, plenos y más enamorados que nunca, se los vio el lunes por la noche en estreno de la nueva película del actor.

"Estamos descubriendo un mundo nuevo con mucha alegría, aprendiendo, disfrutando. Lo importante pasó decididamente a ser otra cosa", dijo Nico a Clarín sobre Rufina. 

Se trata de Sólo para dos, una comedia romántica que Cabré protagoniza junto a Martina Gusman y que fue rodada durante ocho semanas en la paradisíaca Isla Margarita. Paradójicamente, esos días de trabajo en el exterior, de los que la China fue parte, se transformaron en las últimas días de relax “sólo para ellos dos”, ya que meses después llegaría Rufina a sus vidas.

Una presencia que cambió la cotidianeidad de la pareja para siempre, como el propio Nicolás le contó a Clarín en la edición de este martes del diario: “El nacimiento de Rufina nos cambió la vida, pero estamos relajados. No es que ahora estemos con miedos o preocupados. Estamos descubriendo un mundo nuevo con mucha alegría, aprendiendo, disfrutando. Lo importante pasó decididamente a ser otra cosa”.

Eugenia dijo presente en la avant premiere del film, que tuvo lugar en el Cine Multiplex de Belgrano, y lució muy canchera y tan linda como siempre, a tan sólo dos meses de convertirse en madre.

 La joven se vistió íntegramente de negro: leggins que marcaban su figura, musculosa escotada y campera de cuero con tachas doradas. El look lo completaron accesorios dorados, como collares y pulseras, además de unas súper plataformas, las preferidas de Suárez.

Por su parte, Nico hizo gala de su título de galán y lució muy buenmozo con un traje negro, combinado con camisa blanca y corbata a tono. A contramano de algunos de sus colegas, Cabré dejó los jeans y las zapatillas en casa. ¡Muy bien, 10!