La impensada reconciliación entre Mirtha Legrand y Santiago del Moro - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

La impensada reconciliación entre Mirtha Legrand y Santiago del Moro

Tras un largo enfrentamiento, la diva de los almuerzos se encontró con el conductor de Infama y Marina Calabró, en el carnaval de San Luis. Detalles exclusivos.

La reconciliación de Mirtha Legrand con Santiago del Moro y Marina Calabró (Foto: Twitter).

El enfrentamiento entre Mirtha Legrand y el programa Infama, liderado por Santiago del Moro, parecía no tener vuelta atrás. La diva siempre esquivaba las escurridizas cámaras del ciclo e, incluso ni siquiera saludó al conductor cuando se lo cruzó en los Premios Tato. Pero no hay mal que dure 100 años y en el Carnaval de San Luis se selló la paz.

Del Moro subió a su cuenta de Twitter una imagen junto a la diva y a Marina Calabró, panelista del programa de América. “Ahí tienen…. ¡La foto del año! ¡El lunes les cuento de mi reencuentro con Chiquita en San Luis!”, escribió Santiago. Ciudad.com se comunicó con Marina, quien adelantó detalles de la reunión.

“Mirtha le había pedido a la organización no hablar ni con Santi ni conmigo. No nos dijeron que había sido un pedido de ella, pero quedaba implícito. Nos lo imaginábamos por la historia de desencuentros entre Infama y Mirtha. Pero después nos dijeron que no había problema en hacerle una entrevista al paso”, contó la panelista.

Al enterarse del cambio de directiva, Del Moro tomó la posta. “Santi me dijo que quería acercarse a ella porque correspondía como caballero y conductor del programa. Se acercó y tuvo una charla privada con ella que fue imperdible. Después me acerqué, nos saludamos y nos sacamos una foto”, afirmó Calabró.

Pero ese no fue el único encuentro. “Horas más tarde, nos la cruzamos en el hotel y volvimos a tener una conversación. Y ahí hubo un intercambio de palabras con nuestro productor ejecutivo y le contó su versión de los hechos referentes al robo de las joyas y de Lina. Nos dijo que la extrañaba y que sabía que ella no había tenido nada que ver. Fue absolutamente amable y comprensiva con nuestro trabajo. Fue muy cordial, amorosa y conciliadora”, finalizó Marina.

TE PUEDE INTERESAR