Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Ignacio González Prieto y el violento asalto que sufrió con cinco hombres armados: "No me mataron de milagro"

El periodista de TN se refirió al robo que padeció este fin de semana en Caseros, cuando lo interceptaron para robarle el auto. 

Ignacio González Prieto sufrió un violento asalto y pudo contarlo.
Ignacio González Prieto sufrió un violento asalto y pudo contarlo.

Este fin de semana, al periodista Ignacio González Prieto le tocó protagonizar una de las noticias sobre las que se especializa: policiales. Porque en la tarde del sábado, fue víctima de un violento asalto, apenas a cuatro cuadras de su casa, en el barrio de Caseros. 

El profesional de TN y eltrece venía de hacer compras en un almacén vecino cuando, al dirigirse a su auto para volver a su domicilio, fue interceptado por un Peugeot 208 que lo encaró a toda velocidad. Del mismo se bajaron tres hombres armados que lo apuntaron para robarle su vehículo. 

La reacción inmediata de González Prieto fue enfrentarlos a los golpes. Pelea a la que, segundos después, se sumaron otros dos delincuentes que bajaron del auto, también armados, uno de ellos protegido con chaleco antibalas. Hasta que uno de ellos le quitó las llaves del auto y la pandilla se dio a la fuga. 

Todo sucedió ante los ojos de los vecinos que circulaban por la cuadra, ellos asistieron al periodista, que había salido sin celular, hasta que la Policía Bonaerense llegó a la zona.

"Fue una locura haberme peleado con cinco tipos armados. No me mataron de milagro", dijo luego Ignacio a Teleshow. Y agregó: "Me golpearon mucho y me partieron la cabeza a culatazos. Se prepararon para disparar y no lo hicieron. Gritaban 'a este lo matamos'".

"Me golpearon mucho y me partieron la cabeza a culatazos. Se prepararon para disparar y no lo hicieron. Gritaban ´a este lo matamos´".

Apenas sucedido el episodio, González Prieto hizo la denuncia en la Dirección Distrital de Investigaciones de San Martín, donde fue atendido por personal del SAME, dado que no quiso ir a un centro de salud por miedo a contagiarse de coronavirus. 

Afortunadamente, solo tuvieron que darle algunos puntos de sutura en la cabeza por los cortes provocados por los culatazos de las armas y le aplicaron la vacuna antitetánica.

“Fue una locura lo que sucedió. Siempre ando por acá, caminando, conozco a todos los vecinos, los comerciantes… Tengo la sensación que ayer volví a nacer".

“Realmente fue una locura lo que sucedió. Siempre ando por acá, caminando, conozco a todos los vecinos, los comerciantes, hablo con todos... Tengo la sensación que ayer volví a nacer”, aseguró. 

Finalmente, su auto fue hallado tras un operativo de la Policía y Gendarmería en la villa Carlos Gardel.