El emotivo mensaje del Negro Oro a Baby Etchecopar por la muerte de su esposa

El emotivo mensaje del Negro Oro a Baby Etchecopar. Foto: Web
El emotivo mensaje del Negro Oro a Baby Etchecopar. Foto: Web

Oscar González Oro le dedicó palabras de afecto a Baby Etchecopar y a su familia, en medio del dolor que este último atraviesa por la muerte de su esposa, Adriana Paz.

El conductor escribió unas emotivas palabras en Facebook donde recordó a la mujer, que falleció tras una lucha de 2 años contra un cáncer de colon. "La vi muy bien y la vi muy mal, después del atentado horrible que sufrió en su casa. Se la banco de la mejor manera posible. Y tiempo después explotó y lo pago con su salud. Sí, insisto en esto. El tiroteo le cagó la vida. Nunca lo superó y explotó por distintos lados", remarcó, sobre el violento episodio que vivió la familia de Baby en 2012.

Su texto completo:

Definitivamente envejecer es perder amigos. Lo digo porque todavía estoy afuera del país, regreso el lunes 22 al aire, y no pude estar al lado de mi amigo el Babilín. Obvio que conocí y mucho a su señora, Adriana, que nos acaba de dejar. La conocí entera, linda, con un humor muy especial, madre de sus tres hijos y siempre presente. Compañera enorme del Baby. Hace unos 25 años Baby y yo estábamos en Radio Rio en Martínez tratando de ganarnos el peso como siempre. Ahí conocí a Adriana. Nos quisimos desde el principio. Desde siempre. La vi muy bien y la vi muy mal, después del atentado horrible que sufrió en su casa. Se la banco de la mejor manera posible. Y tiempo después explotó y lo pago con su salud. Sí, insisto en esto. El tiroteo le cagó la vida. Nunca lo superó y explotó por distintos lados. 

Pero prefiero como siempre recordarla desde un profundo amor. Fumando juntos en el jardín cuando no nos dejaban fumar dentro de alguna casa. Jugando con que éramos amantes y Baby se metía en el juego desde su mejor lugar. No siempre la muerte mejora a la gente. Adriana, la Nnegra, no necesita que la mejoren en nada. Fue íntegra. Inteligente, sensible, atenta, feliz, buena madre de Federico, Leandro y María Paz. Se entregó entera a su familia. 
No sé si Babilin o los hijos leerán esto, pero lo escribo desde mi corazón y con un profundo dolor de alma. Muchas noches buenas y muchas Navidades juntos. Muchas sonrisas y carcajadas.

Repito la recuerdo de la mejor manera posible sabiendo que ya no está. Pero como siempre me quiero quedar con aquella imagen. Con mi amiga. Con la mujer del Baby y la madre de los chicos. 
Que Dios les de mucha paz a toda la familia y castigue si es posible a aquellos que le hicieron tanto daño. 
Nunca te olvidaremos. Te quiero. Los quiero. Y los querré toda mi vida.