Eros Ramazzotti ¿lejos de la música?: está dedicado a su familia

Tres hijos, producto de relaciones diferentes, copan el tiempo del cantante, junto a su actual esposa Marika Pellegrinelli.

Eros Ramazzotti está dedicado a su familia
Eros Ramazzotti está dedicado a su familia

Eros Ramazzotti está feliz a sus 54 años. Por lo menos eso pareciera en las fotos que se filtran del cantante por las redes sociales durante sus quehaceres diarios.

El cantautor Italiano de pop, pop latino, pop rock, rock latino y baladas románticas, tiene tres hijos: Aurora Sophie de 21 años de edad, fruto de su relación con la modelo y presentadora suiza Michelle HunzikerRafaella María de seis años y medio, y Bario Tullio de dos años, producto de su unión con su actual esposa, la modelo Marika Pellegrinelli.

A la pareja se le ha visto con sus hijos en el parque y en la playa, donde se observa a un Ramazzotti feliz. De hecho muchas veces ha declarado que su familia es lo más importante.

Ramazzotti, conocido por su voz nasal inconfundible, también mantiene una estrecha relación con su primogénita Aurora Sophie, quien define a su progenitor  como “un narrador omnipresente” en su vida. 

Es tanto el vínculo entre padre e hija que cuando nació la primera hija del cantante con su actual esposa en 2012 fue un momento duro para Aurora, aunque pronto todo fue superado. “Fue traumático. Pensar en compartir a mi padre con otra familia fue duro, ahora quiero más hermanos”, confesó Aurora en una entrevista.

Actualmente el cantante de Si bastasen un par de canciones, La cosa más bella y Una emoción para siempre, está dedicado a su familia. Su último álbum hasta la fecha fue en 2015, con el título de Perfecto.

Desde sus inicios hasta el momento, Ramazzotti logró vender más de 65 millones de discos alrededor del mundo. Aparte de Italia, sus mayores éxitos los cosechó en España e Hispanoamérica, cantando en castellano, y en Alemania.

Un caso curioso de su vida ocurrió cuando se casó con Marika Pallegrinelli en 2014. El vestido que usó la novia, original de Valentino, tenía una parte superior ceñida con manga larga transparente y una voluminosa falda decorada con la partitura del tema Due Mondi de Lucio Battisti, la canción de amor de la pareja.  

Con este atuendo, la novia quiso homenajear a Ramazzotti, llevando la música en su traje.