Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

FaceApp extiende los filtros de edad a la edición de video

La aplicación que es furor en todo el mundo decidió extender los filtros de edad a la edición de video para que los efectos se apliquen también en las grabaciones.

FaceApp extiende los filtros de edad a la edición de video. Foto: AFP.
FaceApp extiende los filtros de edad a la edición de video. Foto: AFP.

La aplicación de edición FaceApp, conocida por modificar con gran realismo los rostros de las personas en las fotos para hacerlas más jóvenes o envejecerlas, extendió los filtros a los videos.

FaceApp es una aplicación gratis que edita las fotos con filtros que transforman el rostro de la imagen, para que parezcan mayores, más jóvenes, de otro sexo o incluso añadir una barba o cambiar el color del pelo de manera realista.

La nueva actualización de la aplicación (v4.0) extiende los filtros a la edición de video, para que el efecto de rejuvenecimiento o envejecimiento se aplique también a sus grabaciones. Permite, además, introducir una sonrisa, un gesto de tristeza o una barba.

Para aplicar los filtros, los usuarios tienen que grabar un video corto y reproducirlo. Durante la reproducción, aparecerán en la parte inferior los distintos filtros disponibles, cuyos efectos se encontrarán en la imagen con solo presionar sobre ellos.

Las grabaciones con filtros aplicados se pueden guardar y compartir a través de aplicaciones de mensajería y redes sociales.

FaceApp apareció en 2019, convirtiéndose enseguida en una aplicación popular por el realismo con el que modificaba los rostros. También recibió críticas por las políticas que se encuentran en el apartado “Términos y condiciones de uso”, donde informa de que se guarde el derecho de usar la información personal de los usuarios y las fotos que hagan con fines comerciales.

También se alertó de los potenciales usos maliciosos del reconocimiento facial derivados de esta aplicación, sobre todo ante la posibilidad de una suplantación de identidad como consecuencia de un potencial hackeo de las imágenes.

 

Fuente: DPA