Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

#Bicheros, la sección más tierna de Ciudad con mascotas: conocemos a la familia "perruna" de Christian Sancho

El actor, junto a su esposa y su hijo, abrió las puertas de su casa a Ciudad y presentó a sus cuatro cachorros.

 

#Bicheros, la sección más tierna de Ciudad con mascotas: hoy, Christian Sancho y su familia

Familia es la palabra que suena y resuena -una y otra vez- en la casa de Christian Sancho (43).

Entre el verde de su jardín, los juegos junto a su hijo Gael (8) y las charlas con Vanesa, su compañera de vida, surge la conversación sobre la convivencia entre todos, los espacios, las dificultades y los buenos momentos compartidos.

El actor y modelo le abrió las puertas de su casa a Ciudad para presentar a sus cuatro perros: Loreto, Florencia, Lizy y Micaela, que, como más tarde dirá con sus propias palabras, son parte de su clan.

"(CHRISTIAN) CON LORETO TENEMOS UNA ANÉCDOTA SOBRE EL AGRADECIMIENTO MUTUO. ÉL TIENE UNA PERSONALIDAD QUE A VECES ES COMPLICADA, PERO ME SALVÓ LA VIDA. UN DÍA LE EMPEZÓ A LADRAR MUY INSISTENTEMENTE A UNA ALPARGATA MÍA Y CUANDO MIRO, VEO QUE SALE UN ALACRÁN DE ADENTRO. QUIZÁS SI ÉL NO HUBIERA LADRADO, YO HABRÍA TENIDO UN PROBLEMA GRANDE. A RAÍZ DE ESO, TODO LO QUE PUEDA HACER LORETO ESTÁ PERDONADO".

-¿Nos pueden hacer una pequeña presentación de cada uno?

Vanesa: -Sí, claro. Loreto tiene 4 años fue el primer adoptado, es hijo de papás de la calle. Fue nuestro primer perrito para nuestro hijo Gael que tiene 4 años. Después vino Florencia, que la encontramos hace tres años al costado de una ruta, con sarna, garrapatas, estaba totalmente pelada. Creemos que debe tener 6 ó 7 años. 

Christian: -No sabemos la edad exacta de cada uno porque al adoptarlos es medio difícil, así que nos vamos dando cuenta por sus actitudes o algunos problemas que han tenido.

Vanesa: -Claro. Después vino Lizy, que la encontramos en un club, en una sociedad de fomento, hace dos años. Estaba embarazada y no lo sabíamos, nos dimos cuenta a los 15 días de tenerla. Debe tener unos ocho años. Ella es la más madura del grupo. Ella era muy arisca. Tuvo sus bebés adentro de casa, yo la ayudé a parir y ahí es como que tomó confianza. Ella es muy buena, muy agradecida y sus bebés fueron adoptados por varias familias.

Christian: -Y por último, vino Mica, que es la más tranquila de todas; si los otros tres están corriendo por ahí, ella va a estar a un costado siempre.

Vanesa: -La encontramos en diciembre de 2017 al costado de la Panamericana y había pasado un auto por arriba con la suerte de que pasó entre las ruedas por su tamaño. Puse valizas, frené y subió al toque. Estaba lastimada. Ella es la más grande, debe tener unos nueve añitos. Se adaptó enseguida a la familia. Es súper buena, obediente, es compañera, la que pone orden entre todos. También pasaron muchos perros por casa, que los ayudamos cuando están abandonados, los ponemos bien, hacemos difusión con famosos y todo esto con la gente de Ayuda Maschwitz.

-¿Cuál es la principal diferencia que pueden manifestar de los perros rescatados sobre los "comprados"?

Vanesa: -Ellos son muy agradecidos, mucho más agradecidos que los que uno compra en un lugar por una moda o simplemente por tener un perro de raza. Te dan un amor increíble.

Christian: -Mirá, por ejemplo con Loreto tenemos una anécdota sobre el agradecimiento mutuo. Él tiene una personalidad que a veces es complicada, es terrible, pero me salvó una vez que me pique un alacrán en Carlos Paz. Yo estaba haciendo temporada en Stavaganza y él, que era muy chiquitito, apenas tenía días, y le empezó a ladrar muy insistentemente a una alpargata mía que había en la habitación. Le ladraba tanto que me despertó de la siesta, recuerdo que yo tenía que aprovechar para dormir porque el espectáculo era a la noche, y me levanto medio fastidiado a ver qué pasaba y veo que sale un alacrán de adentro. Seguramente si él no hubiera ladrado así, yo me hubiera levantado medio dormido, me iba a poner esa alpargata, me iba a picar ese alacrán y quizás hubiera tenido un problema grande. A raíz de ese día que me salvó la vida, todo lo que pueda hacer Loreto está perdonado.

-¿Y cómo manejan ustedes esta situación de Loreto?

Vanesa: -Y, mirá...  la realidad es que Loreto tiene un carácter muy especial. Eso también está bueno que lo sepan las personas que van a tener mascotas. Hay que tenerles paciencia y tratar de adaptarse a su forma, a cómo son. Él es un perro que capaz puede llegar a morder a alguien que no conoce, entonces nosotros tomamos las precauciones necesarias. Es importante que quien tenga un perro así en la casa sepa que no tiene que abandonarlo. 

-En el caso de ustedes, estos cuatro perros tienen historias fuertes, ¿cuál creen que es la causa de tantos abandonos?

Christian: -Hoy, en momentos de crisis, es importante pensar en que hay gente que quizás no puede comprarles comida o darles las vacunas o los medicamentos, los abandona o los suelta. Muchos terminan en lugares muy difíciles y ellos no se pueden sustentar después de haber estado en una vida tan doméstica. No sólo ellos te cambian la vida a vos, sino que vos les das la posibilidad de que sean felices. El amor que te da un perro no te lo da nadie. Es maravilloso para regalarle eso a un hijo. No es sólo un animal, sino un familiar más. 

Vanesa: -Exacto. Por eso es muy importante que la gente tome consciencia que adopten perros que no sean de raza para bajar ese índice de perros abandonados. Y también es importante destacar que tener perros es enseñarles a los chicos el respeto por tener animales. Y un animal no es un juguete, sino un integrante más de la familia. Ellos también sufren y sienten. Entonces, hay que enseñarles a respetar a los perros, los de la casa, los de la calle y que desde chicos tomen consciencia de lo que significa la responsabilidad de tener un animal.

-Vemos que son una familia numerosa, ¿cómo hacen a la hora de dormir? ¿Hay colecho?

Vanesa: -Las "nenas" duermen adentro, pero durante el día están afuera. Florencia duerme al lado mío, ella siempre está donde estoy yo, vive atrás mío. Loreto tiene su lugar, que es como su habitación, en el lavadero. Después, por ejemplo, cuando viajamos las tres perritas viajan con nosotros, hemos ido a hoteles o casas y se re adaptan, y a Loreto lo dejamos en lo de una señora que nos lo cuida.

"(Vanesa) ¿Si vamos a seguir adoptando? Sí. ¡No te podría decir nunca que no! Hoy hay cuatro acá, pero este mes ya habían pasado otros dos más. Siempre vamos a traer más perros, después veremos si nos lo quedamos u otra gente los adopta".

-¿Cómo es la relación de los perros con Gael?

Christian: -A Gael lo adoran todos. Él también los quiere y con Loreto se cubren mutuamente en las travesuras. Después, Lizy es la más rebelde y además corre rapidísimo y hay que tener cuidado de dejar la puerta cerrada porque se escapa, Mica es la más madura. 

-¿Van a seguir adoptando?

Vanesa: -Sí. ¡No te podría decir nunca que no! Hoy hay cuatro acá, pero este mes ya habían pasado otros dos más. Siempre vamos a traer más perros, después veremos si nos lo quedamos u otra gente los adopta.

Christian: -Así es. Por eso para el final quiero rescatar que hay muchos hogares que se dedican a cuidar a los perros abandonados y que también necesitan ayuda de empresas o de donaciones entonces es importante que este tipo de historias se conozcan para que menos animales sufran abandonados en las calles.

Fotos: Musepic 

Videos y edición: Leandro Bevilacqua