Megan Boone, la estrella de The Blacklist, sin filtro: "Mi lista negra no es muy larga, solo está Donald Trump"

La protagonista de la exitosa serie contó detalles antes del estreno, habló de su embarazo y se metió en la interna presidencial de Estados Unidos.

Megan Boone, la estrella de The Blacklist, sin filtro. (Foto: Web y cortesía prensa Canal Sony)
Megan Boone, la estrella de The Blacklist, sin filtro. (Foto: Web y cortesía prensa Canal Sony)

Desde hace unos años, la televisión salió a competirle directamente al cine. El apelativo “pantalla chica” resulta algo demodé frente a los increíbles presupuestos, tecnología, recursos invertidos y estrellas que cada vez más apuestan a sumarse a los proyectos. Ya en su tercera temporada, The Blacklist ha conseguido un lugar destacado dentro de la amplia oferta de tiras televisivas con más de 10 millones de espectadores en los Estados Unidos y otros tantos alrededor del mundo. Además, el thriller de acción se coronó en 2015 como una de las 10 series más descargadas de Internet.

De cara al estreno de los nuevos capítulos de la tercera entraga (miércoles 17, 22 horas, por Canal Sony), la actriz Megan Boone conversó desde Nueva York con Ciudad.com y contó detalles de lo que vendrá para la agente del FBI Elizabeth Keen. La protagonista de la serie junto a James Spader habló de la dinámica de trabajo, su embarazo, el rol de la mujer en Hollywood y la industria del entretenimiento, y hasta se metió en las internas presidenciales de Estados Unidos con un picante palito para el candidato republicano Donald Trump.

-¿Cómo es la relación con James Spader dentro y fuera del set?

-James tiene una mente única y por ello entiendo por qué todos sus per­sonajes han sido extraños, por decir­lo de alguna mane­ra, porque no es como todos y eso también tiene que ver con que es un buen hombre, con un gran corazón. Es muy metódico, estudia cada gesto que hará en el programa, no es impositivo, es intuitivo y eso da una riqueza maravillosa a lo que hace. Así que, yo diría que lo que se está viendo en la pan­talla aparece como algo que es extraño y oscuro, pero es algo cultivado con maestría por él.

"Ahora que estoy embarazada tengo un doble de riesgo genial y hasta una doble de cuerpo para poder ocultar el embarazo. El otro día estaba haciendo una escena con un diálogo intenso, pero algo fue mal y grité una mala palabra. Después descubrí que mi beba ya desarrolló la capacidad auditiva y me sentí horrible".

-Tu personaje es el de una mujer de mucho carácter, ¿te ves reflejada en algunos aspectos?

-Construí mi personaje principalmente en la imaginación, debería decir. No soy una persona que personalice las historias. De todas formas, si tengo ese elemento de humanidad y empatía por el cual cuando veo algo en un personaje hay una sensación de reconocimiento en algún nivel. Algunas cosas operan en modo subconsciente, pero definitivamente sé cómo trabajo y usualmente tiene que ver con la imaginación y el instinto.

-Felicitaciones por tu embarazo. ¿Cómo lo estás llevando con las grabaciones?

-Tenemos muy buen sentido del humor con el elenco, la pasamos muy bien. El otro día estaba haciendo una escena con un diálogo intenso, pero algo fue mal y grité una mala palabra, que no estoy orgullosa de repetir, pero sucedió. Todos saben que estoy embarazada y descubrí que mi beba desarrolló la capacidad auditiva semanas atrás. Me sentí horrible y Diego Klattenhoff no paraba de decir otras malas palabras. Además, Ryan Eggol escribe música y le pedí que escriba una canción con el nombre de la beba. Suceden un montón de cosas divertidas.

-Hay escenas de mucha acción, ¿se te hace difícil en tu situación?

-En las temporada 1 y 2 no usaba un doble de acción, pero ahora que estoy embarazada tengo un genial doble de riesgo y hasta una doble de cuerpo para poder ocultar el embarazo. En el plano físico, el personaje de Liz no es necesariamente peleador o experta en combate así que ella pelea como lo haría cualquier mujer.

"James tiene una mente única y por ello entiendo por qué todos sus per­sonajes han sido extraños. Es muy metódico, estudia cada gesto que hará en el programa, no es impositivo, es intuitivo y eso da una riqueza maravillosa a lo que hace".

-Hay una polémica instalada en los Estados Unidos sobre el pago igualitario a mujeres y hombres en la industria televisiva. ¿Cuál es tu opinión?

-Creo en los derechos para todos y ha habido una exposición a esta disparidad entre hombres y mujeres. Es importante que como integrantes de la industria del entretenimiento veamos que sea rectificada y yo pienso colaborar con mi parte.

-¿Cuál creés que es la razón por la que público de Latinoamérica se siente atraído a la serie?

-Es una buena pregunta y es difícil de responder para mí, pero algo que me gusta es que el elenco es muy diverso y creo que puede ser por eso que sea atractiva internacionalmente porque esta historia puede suceder en cualquier lugar. Creamos nuestro propio mundo, entonces gente de todos lados puede sentirse identificada.

-Para cerrar, si pudieras tener una lista negra en la vida real, ¿a quién pondrías y por qué?

-Si pudiera tener la mía propia, solo Donald Trump. Lo siento, no es una lista muy larga.