Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Inglaterra quiere levantar todas las restricciones y los científicos no están de acuerdo

El anuncio de Johnson no concierne a Escocia, Gales e Irlanda del Norte, que decidieron sus propias políticas sanitarias y optaron por un desconfinamiento más lento.

Inglaterra quiere levantar todas las restricciones y los científicos no están de acuerdo
Inglaterra quiere levantar todas las restricciones y los científicos no están de acuerdo

Más de cien científicos del Reino Unido y Estados Unidos, advirtieron que la estrategia del primer ministro Boris Johnson de reabrir aún más la nación eliminando todas las restricciones impuestas por la pandemia, es "una decisión peligrosa y prematura" que puede poner en riesgo a todos, incluidos los que ya están vacunados.

En un documento publicado por la revista científica The Lancet, los científicos argumentaron que con esta estrategia, en medio de una tercera ola de la pandemia que se afianza en el Reino Unido, uno de los países más golpeados de Europa, se corre además el riesgo de crear una generación con problemas de salud crónicos y discapacidad, cuyos impactos personales y económicos podrían sentirse en las próximas décadas.

Con un acumulado de más de 5 millones de contagios y más de 128.500 muertos por coronavirus, el Gobierno británico, decidió que el 19 de julio, denominado como el "Día de la Libertad", finalicen casi todas las restricciones en Inglaterra.

El anuncio de Johnson no concierne a Escocia, Gales e Irlanda del Norte, que decidieron sus propias políticas sanitarias y optaron por un desconfinamiento más lento.

Los científicos argumentaron que es poco probable que se logre la inmunidad de la población sin un nivel aún mayor de vacunación, algo que consideraron que no ocurrirá para esa fecha.

"Implícito en esta decisión, está la aceptación de que las infecciones aumentarán, pero que esto no importa porque las vacunas han roto el vínculo entre infección y mortalidad. Creemos que esta decisión es peligrosa y prematura", escribieron.

Según los expertos, el vínculo entre la infección y la muerte podría haberse debilitado, pero no se ha roto, y la infección aún puede causar una importante morbilidad tanto en enfermedades agudas como a largo plazo.

En ese sentido, se mostraron preocupados por el peligro que, sostuvieron, puede significar depender de la inmunidad por infección natural y pusieron como ejemplo la manera desproporcionada que esto afectaría a los niños y jóvenes no vacunados.

"Los datos oficiales del Gobierno del Reino Unido muestran que, al 4 de julio de 2021, el 51% de la población total del Reino Unido se ha vacunado por completo y el 68% se ha vacunado parcialmente. Incluso asumiendo que aproximadamente el 20% de las personas no vacunadas están protegidas por una infección previa por coronavirus, esto aún deja a más de 17 millones de personas sin protección", alertaron en el documento.

"Dado esto y la alta transmisibilidad de la variante delta, el crecimiento exponencial que probablemente continuará hasta que millones de personas más se infecten, dejará a cientos de miles de personas con enfermedades y discapacidades a largo plazo", continuaron.

Pusieron como ejemplo que las altas tasas de transmisión en las escuelas y en los niños podrían provocar, además, una interrupción significativa de la educación.

Para los científicos, permitir que la transmisión continúe durante el verano europeo creará también un reservorio de infección, que probablemente acelerará la propagación cuando las escuelas y universidades vuelvan a abrir en otoño.

También sugirieron que en base a datos preliminares, la estrategia del Gobierno proporciona un terreno fértil para la aparición de variantes resistentes a las vacunas, lo que pondría a todos en riesgo, incluidos los que ya están vacunados, en el Reino Unido y en todo el mundo.

"Si bien las vacunas se pueden actualizar, esto requiere tiempo y recursos, dejando a muchos expuestos en el ínterin. La propagación de variantes de escape potencialmente más transmisibles afectaría de manera desproporcionada a los más desfavorecidos de nuestro país y otros países con escaso acceso a las vacunas", agregaron.

Por otro lado, advirtieron que esta estrategia tendrá un impacto significativo en los servicios de salud y en el personal sanitario que ya estáagotado y aún no se ha recuperado de oleadas de infecciones anteriores.

Todo este análisis se basa en el pronóstico que hizo recientemente el ministro de Salud británico, Sajid Javid, de que los casos diarios en el Reino Unido podrían llegar a 100.000 por día durante los meses de este verano.

Fuente: Télam