Valeria Lynch, confesiones de la diva de la canción: "El paso del tiempo es inexorable pero yo me siento de veinte años" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Valeria Lynch, confesiones de la diva de la canción: "El paso del tiempo es inexorable pero yo me siento de veinte años"

La cantante, que acaba de lanzar un jugado disco de rock, se entregó a una charla íntima con Ciudad: el amor, la vida y la pasión.  

Valeria Lynch en una charla íntima con Ciudad (Fotos: Musepic).

“Adorada, criticada, imitada y respetada; es, en suma, una diva próxima, inoxidable y agradecida”. Así describe Enrique Pinti a su amiga Valeria Lynch (65) en el prólogo de Esa extraña dama, la autobiografía de la cantante, que es un éxito de ventas. Y se sabe: pocos nos pueden describir mejor que un buen amigo...

Por caso, las palabras del humorista resultan exactas: con más de 40 años de trayectoria, Valeria resulta una rara avis en nuestra farándula, una absoluta diva... sin divismos, de carne y hueso. En el encuentro con Ciudad, Valeria se muestra cálida y divertida, firma autógrafos, y hasta graba videos para “mi tía que es re fan tuya”, al tiempo que canta al pasar a quien se lo pida alguno de sus tantos clásicos. 

"Con Cau jamás nos separamos y realmente nunca tuvimos una crisis grave. Sí discutimos todo el día porque los dos somos tremendos. Estamos muy bien y él es lo que yo necesitaba para aplacarme".

“Hay un feedback con el público: ellos me dan mucho, pero yo también les doy. ¿Cuánto tardo en sacarme una foto? Un minuto y medio. Dejo contento a alguien y a ese alguien lo tenés para siempre. Es como un capital”, afirma Lynch, quien acaba de lanzar su disco Extraña dama del rock, que presentará el 24 y 25 de noviembre en el Teatro Gran Rex, y donde la cantante le pone la voz a 14 canciones del género que la vio nacer en el mundo de la música.

Sí, la reina de la balada dio sus primeros pasos como una aspirante a rocker: “Mis inicios fueron en la década del setenta y el rock estaba prohibido en ese momento, era marginal. Así que nos teníamos que meter en los sótanos y tocar en los tugurios, que era donde nos juntábamos. Pasé de ser protagonista de Hair a hacer un género más internacional y light, como la balada. Eso me permitió desarrollar mi vocación. Yo quería hacer de mi vocación, mi profesión. Y con el rock no podía".

- ¿Te costó mucho ese cambio? 

- Al principio sí porque yo consumía rock, era la música que me identificaba. Pero llegó Héctor Cavallero (productor, su expareja y padre de sus hijos Federico y Santiago) y me convenció. Al principio me rebelé pero entendí que no iba a poder vivir del rock y me pasé a la balada. ¡Mal no me fue así que no me puedo quejar! (risas). Pero el rock siempre estuvo en mi corazón y este disco tiene que ver con eso.

"La hija de Cau es mi hija. Es una relación de madre e hija, indudablemente. La adoro y me adora. Ella perdió a su mamá biológica cuando tenía cinco años. No concibo verla desde otro lugar y para ella soy su mamá, sin dudas".

- ¿También es una buena opción para no aburrirse después de tantos años en la profesión?

- No, yo no me aburro nunca con mis clásicos porque mi público se renueva constantemente. Tengo mucho público joven y una relación muy cercana con los fans. Me pasa lo mismo con las 16 escuelas que tengo y en donde conozco a todos mis alumnos, uno por uno. Me tomo el tiempo de ir, de dar clases, de tomar exámenes y de atender a los padres. Ese acercamiento con los chicos me resulta muy importante: me mantiene activa, dinámica y joven… ¡por dentro! (risas). Yo me siento de 20 años. En mi interior, sigo teniendo la misma energía, ganas y polenta de los veinte.

#TengoUnaPregunta para @valelynchok, nuestro #PersonajeDeTapa: ¿cómo fueron tus inicios en el mundo del rock?

Una publicación compartida de Ciudad Magazine (@ciudad_magazine) el

- ¿Cómo te llevás con la edad? Sos de las pocas que no miente con sus años...

- ¡Es que no puedo mentir si todos la saben! (risas). Me llevo bien, lo que pasa es que a nadie le gusta envejecer pero es inexorable. Es así: el tiempo pasa, nosotros estamos en ese tiempo y pasamos también. Pero, de verdad, el hecho de juntarme con gente tan dinámica me pone en ese nivel. Yo soy una persona que disfruta y la pasa bien. Por ejemplo, con mis dos nueras -que son divinas y re jóvenes-, mi hija de 16 años (se refiere a Cais Bornes, hija de su pareja Cau), mi secretaria y una amiga nos fuimos a Nueva York. ¡Seis mujeres solas en Nueva York! Sex & The City era un poroto al lado nuestro porque la pasamos bárbaro. Ese es el vínculo que tengo con los jóvenes.

- Recién hablabas de Cais como tu hija, ¿cómo es esa relación?

- ¡Es mi hija! Es una relación de madre e hija, indudablemente. La adoro y me adora. Ella perdió a su mamá biológica cuando tenía cinco años y desde ese momento está con nosotros. Tiene 16 años, así que la crié y es mi hija. Volví al colegio, a las reuniones, etc. Mis hijos son hombres que no viven conmigo hace rato. Estaba re tranquila ¡y vino la nena! (risas). La verdad es que la pasamos re bien juntas. Hasta canto en el coro de su colegio. Mirá, con las cosas que me hace hacer es peor que mis hijos biológicos. Es lo más. Es hermosa, amorosa y muy especial. Es mi hija… no concibo verla desde otro lugar y para ella soy su mamá, sin dudas.

"Las claves de la pareja son el respeto por el otro, por la individualidad del otro, la admiración mutua y que no muera la pasión tampoco. Porque por más que seamos grandes, la pasión existe".

- ¿Y con Cau cómo están?

- ¡Re bien!

- La prensa los separó varias veces en estos once años que llevan juntos. 

- Ah bueno, ¡hasta me embarazaron, así que imaginate! (risas) Nosotros jamás nos separamos y realmente nunca tuvimos una crisis grave, de esas que pensás en separarte. Sí discutimos todo el día porque los dos somos tremendos. Pero estamos muy bien. Para mí, Cau es lo que yo necesitaba para aplacarme. Nosotros hablamos mucho, nos contenemos mucho y estamos en una misma sintonía, así que es más fácil la convivencia. De todas maneras, cada uno tiene sus pareceres con respecto a todo y lo charlamos constantemente. Tenemos mucho diálogo y yo creo que eso es muy importante.

- ¿El diálogo es la clave en tu pareja?

- Yo creo que sí, sumado al respeto por el otro, por la individualidad del otro, la admiración mutua y que no muera la pasión tampoco. Esa es una clave, porque por más que seamos grandes, la pasión existe.

- Con tantos años de relación, ¿cómo se mantiene la pasión?

- Es más fácil a lo mejor porque ya sabés: respetás el momento del otro, sabés cuando el otro está cansado… nos conocemos muchísimo así que es más fácil encontrarse. ¡Siempre sabés cuándo es el momento!  

Fotos: Musepic

Producción: Aldana Moreno Lusianzoff IG: @adealdanaok TW: @aldimoreno

Video y edición: Leandro Bevilacqua

Locación: Palacio Barolo (Visitas Guiadas) FB: palaciobarolotours IG: @palaciobarolotours TW: @pbtours WP: 156915-2385

Logística: La llave de Alegra Films IG: @lallavedealegra

Agradecimientos: Jefe de Prensa Pablo Cerrutti  / Manager Hebe Mauri / Asistencia Leo Noseda / Tomás Thärigen 

TE PUEDE INTERESAR