Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Ulises Jaitt obtuvo la tenencia legal de Valentino, el hijo de Natacha: “Estaba claro que mi sobrino quería estar conmigo"

A poco más de un año de la muerte de su hermana, la Justicia le otorgó al periodista la tutela del adolescente de 14 años. 

Ulises Jaitt ya es el tutor legal de su sobrino Valentino.
Ulises Jaitt ya es el tutor legal de su sobrino Valentino.

En el medio de la cuarentena, Ulises Jaitt pudo celebrar una excelente noticia: la Justicia le concedió la tenencia de Valentino (14), el hijo de Natacha. Así, a un año y dos meses de la muerte de su hermana, el periodista ya es legalmente el tutor del adolescente, con quien tiene un lazo muy fuerte y especial. Especialmente, a partir de la muerte del padre del menor, el actor Adrián Yospe, en 2011, momento desde el cual empezaron a convivir.

Con los papeles legales en mano, ahora nada puede interceder entre tío y sobrino, teniendo en cuenta que la tutela de Valentino también había sido reclamada en un primer momento por su tío paterno Mariano Yospe, quien luego desisitió de su pedido. 

“Tardó un montón en salir la resolución. Y, en el medio, tuve que pasar por todo tipo de entrevistas con psicólogos y asistentes sociales. Pero estaba claro que mi sobrino quería estar conmigo y yo con él”, dijo Jaitt a Teleshow. Y agregó, aliviado: “Fue largo el camino. Así que, cuando me dijeron que fuera a buscar el papel, no lo podía creer”.

Según contó el periodista, desde la muerte de su padre Valentino siguió viéndose con su abuelo paterno, Jaime, encargado de su cuota alimentaria ante la ley. Sin embargo, cuando falleció la modelo todo se cortó.

“El abuelo no pasó más plata desde que murió Natacha. Y ni él ni el supuestamente preocupado tío, le pidieron a la Defensoría del Menor que les permitieran verlo".

“El abuelo no pasó más plata desde que murió Natacha. Y ni él ni el supuestamente preocupado tío le pidieron a la Defensoría del Menor que les permitieran ver al chico. En ningún momento. Fue todo muy perverso”, señaló.

Al margen de las lógicas cuestiones burocráticas, el periodista comentó que no hubo trabas para conseguir el visto bueno de la Justicia. Sobre todo, cuando el otro tío de Valentino no insistió con su pedido, luego de una movida que Ulises definió como “una estretegia cruel para salir en los medios”. 

Ulises Jaitt obtuvo la tenencia legal de Valentino, el hijo de Natacha: “Estaba claro que mi sobrino quería estar conmigo"

“Mariano Yospe hizo show jugando con la identidad del menor de edad, diciendo que estaba preocupado por él. Al él lo patrocinaba la doctora Mariana Gallego. Pero a los meses ella dejó de patrocinarlo y él no puso a otro abogado. Simplemente, desistió. Porque él nunca lo quiso a Valentino”, sentenció. 

Tal como aseguró el conductor de El Show del Espectáculo, en todo este tiempo no hubo contacto de ninguna de las dos partes: ni Valentino pidió ver a su abuelo y tío paternos, ni ellos se acercaron a él. 

“A Mariano lo vio dos veces en ocho años, así que no existe para él. Ni lo conoce. Y con Jaime está dolido por el abandono. Porque antes se juntaba con nosotros e íbamos a merendar. Y aportaba lo que podía para la alimentación del nene. Pero ya no”, aclaró. Y comentó que, por este último motivo, está dispuesto a iniciarle acciones legales, dado que es su obligación. 

“A Mariano (el tío paterno) lo vio dos veces en ocho años, así que no existe para él. Ni lo conoce. Y con Jaime (el abuelo) está dolido por el abandono".

A pesar de que sigue su lucha por que se esclarezca la muerte de su hermana, hoy Ulises puede respirar tranquilo con respecto a su vida familiar. “Las cosas están en su lugar, como estuvieron siempre. Yo vivo con él desde hace ocho años y un papel no nos cambia nada. Pero, obviamente, evita que que personas nefastas se metan en nuestras vidas”, dijo. 

Y contó que Valentino, por su parte, también se puso contento con la resolución. “Su deseo era estar conmigo”, cerró Jaitt, que agregó que acompaña al adolescente en su proceso por elaborar la pérdida de su mamá conteniéndolo, al igual que la otra hija mayor de Natacha, Antonella Olivera, que se mudó con ellos.