Tristán reveló el motivo por el que tiene estrabismo en su ojo izquierdo: "Sospecho que fue a los 7 años, cuando mi viejo se piantó y nos abandonó"

El actor que se luce en Historia de un clan brindó una profunda entrevista en la que contó el origen de su problema en la vista.

Tristán Díaz Ocampo (78) supo hacer reír a varias generaciones en sus 60 años de oficio. Sin embargo, Underground lo convocó para que interprete un personaje más que oscuro en Historia de un clan, la serie que se emite por Telefe. Y allí muestra toda su calidad actoral.

Su rol de teniente coronel Rodolfo Victoriano Franco es su primer papel dramático y fue una gran sorpresa en su carrera. Padre de Victoria (56), Mariano (44) y Federico (32), además de Hernán (38) -hijo postizo de una anterior pareja, por el que siente el mismo cariño paterno-, Tristán asegura que su relación con la edad es fantástica: “Estoy bien físicamente porque me cuido. Hace 31 años que dejé de fumar. No tuve ningún otro exceso, alcohol nunca tomé. Supe que mi padre sí tomaba, era alcohólico y me daba miedo caer como él. A lo sumo, en mi cumpleaños me mojo los labios para cumplir, pero no sé lo que es estar ebrio”, contó en diálogo con la revista Pronto.

“Tengo estrabismo desde los 6 ó 7 años. Y sospecho que fue nervioso cuando mi viejo se piantó y nos abandonó. Del ojo izquierdo veo menos porque el derecho me chupó todo del otro. De chico me cargaban y me decían ‘tuerto’, ‘bizco’, y otras cosas".

“Nunca probé drogas. Las vi pasar, tomar, las sentí cerca, al lado. Pero nunca caí y ni me fijé en eso. Seguí mi camino. No sé lo que es un porro y te lo juro por mi hijo muerto, José Tristán, que nuca me drogué (su primer hijo que falleció a los 11 meses de vida por una diarrea estival)", agregó.

En una entrevista íntima, Tristán también se refirió al problema que tiene en la vista: “Tengo estrabismo, por un golpe de aire cuando era chico (N de la R: la medicina no asocia los golpes de aire con un factor de estrabismo). Tendría 6 ó 7 años. Y sospecho que fue nervioso cuando mi viejo se piantó y nos abandonó. Del ojo izquierdo veo menos porque el derecho me chupó todo del otro. De chico me cargaban y me decían ‘tuerto’, ‘bizco’, y otras cosas. No me agarraba a las piñas, aunque una vez le di una a un chico, León, que me cargaba y me sangró la nariz".

Por último, el capocómico habló de su parecido al expresidente argentino Néstor Kirchner: “No lo conocí en persona, pero fijate lo que son las vueltas de la vida: Kirchner murió el 27 de octubre, el día de mi cumpleaños. No sé si fue casualidad o causalidad. Nunca lo imité, y eso que me llamaron de muchos lados para que lo parodiara. Siempre me negué porque ni loco tocaría la investidura presidencial. Me ofrecieron mucha plata pero no acepté. Nunca hice una cargada de él”, finalizó.