La respuesta de Luciana Salazar a las críticas por subrogar un vientre para ser mamá: "Hubiera preferido engordar 20 mil kilos a vivir todo lo que viví"

La actriz habló en la revista Caras de su hija, Matilda, y les puso el pecho a los duros cuestionamientos por no concebirla ella. 

Luciana Salazar, tras las críticas por subrogar un vientre para ser mamá
Luciana Salazar, tras las críticas por subrogar un vientre para ser mamá

El 15 de diciembre, Luciana Salazar (37) cumplió su sueño más anhelado: ser mamá. Sin embargo, el hecho de que la llegada de Matilda a su vida sea a través de la subrogación de vientre, en Estados Unidos, no eludió duras críticas. 

Una de las famosas que cuestionó la decisión de Luli fue Amalia Granata: "Yo creo que no la quiso concebir. No es que no pudo. Ella tiene todo un tema con la estética... Para mí, poner el cuerpo para ser madre es un acto de amor. Ser madre no es tener un bebé para la fotito", decía la periodista, muy picante.

"Hubiera preferido engordar 20 mil kilos a vivir todo lo que viví, es una estupidez pensar que fue porque no quería que me cambie le cuerpo".

Con la guerra pública declarada, Salazar dio una extensa nota en la revista Caras y se refirió a las fuertes críticas que recibió por ser madre subrogando un vientre. "Flor de la Ve dijo una vez que no me perdonaban el hecho de ser sex symbol. Si hubiera sido una actriz de under o desconocida, no me hubieran pegado tanto. Esto no es de ahora, a mí siempre me criticaron por cualquier cosa. Me acostumbré. Lo que opine la gente, me importa nada. En Estados Unidos, Jennifer Aniston y Kim Kardashian subrogaron y no las criticaron. Allá los casos son más normales. Además, uno no puede juzgar si no sabe por qué esa persona no pudo llevarlo de la manera que hubiera querido. Hubiera preferido engordar 20 mil kilos a vivir todo lo que viví, es una estupidez pensar que fue porque no quería que me cambie le cuerpo. Para mí fue mucho más sufrido. Estoy tan tranquila desde ese punto que no me afecta", relató Luciana, disfrutando a su hija y sin centrar su energía en las críticas.