Pico Mónaco reveló por qué le costaba muchísimo dormir con Pampita: "No sabía cómo decirle ‘¡salí!’"

El novio de la conductora contó en el debut de Pampita Online cómo descansar con ella era tooodo un tema.

La divertida anécdota de Pico Mónaco sobre por qué no podía dormir con Pampita

Para su primer programa Pampita quiso rodearse de sus seres queridos y ahí estuvo Pico Mónaco en Pampita Online para hacerle el aguante. Su visita estuvo teñida por la emoción, pero también hubo tiempo para que compartan intimidades de alcoba… ¡aunque no precisamente de las calientes!

"Las primeras veces cuando dormía con Caro no me gustaba mucho el contacto. Caro es muy cariñosa y muy melosa, me cruzaba una pata, me metía una mano y yo se la sacaba. Muy pegada y hacía la típica que te va arrinconando".

Pico mandó al frente a su novia y contó que cuando recién habían empezado a salir le resultaba muuuy difícil poder dormir con ella. “La gente lo ve re romántico, pero ¿cómo dormías los primeros tiempos? No todo lo que brilla es oro”, lanzó Pampita, dándole el pie perfecto a él. “La vida de hotel me mató porque yo no vivía con gente, no tenía parejas que viajaban conmigo”, arrancó diciendo el extenista.

“Las primeras veces cuando dormía con Caro no me gustaba mucho el contacto. Obviamente hacíamos todo lo que teníamos que hacer como cualquier persona normal”, confesó. “Porque Caro, que es muy cariñosa y muy melosa, me cruzaba una pata, me metía una mano y yo se la sacaba. Muy pegada y hacía la típica que te va arrinconando y yo dormía con la pata afuera. No sabía cómo decirle ‘salí’”, contó, entre risas.

"A las tres de la mañana me iba para el otro lado y me despertaba ahí. Entonces empecé a aplicar el sistema de las almohadas, una pared de almohadones y dejame dormir que mañana tengo que entrenar".

“A las tres de la mañana me iba para el otro lado y me despertaba ahí. Cuando ella se levantaba me preguntaba qué hacía en ese lado. Entonces empecé a aplicar el sistema de las almohadas, una pared de almohadones, corralito de mi lado, corralito de su lado y dejame dormir que mañana tengo que entrenar”, reveló, sobre su técnica para descansar mejor aunque aclaró que aquello fue cuando todavía era tenista. “Eso aflojó cuando me retiré”, dijo.

Pero no fue el único que se quejó. Ella también hizo su reclamo de pareja en vivo y él terminó confesandolo. “Al principio yo estaba acostumbrado a la vida de hotel, así que me bañaba y a la toalla le pegaba unos revoleos... Me sacaba la ropa y quedaba toda tirada por ahí. Entonces ella me decía ‘vení, vení, vení, ¿por qué la toalla en el piso?’. Y yo ‘porque después viene la chica que la levanta’. ‘No, no, la toalla va ahí y las medias van en este canasto de mimbre y después te la van a lavar’, me decía. Y así todos los días”, recordó, risueño. “Ahora soy un lord”, finalizó y su novia le dio la razón. “Impecable, aprendió rapidísimo”, agregó Pampita, orgullosa.