Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Nico Vázquez comenzó terapia con Gabriel Rolón tras la muerte de su hermano y reveló un momento con su papá que lo quebró al aire

A casi 6 meses de la muerte de su hermano, el actor habló como nunca de la pérdida de Santiago. Emotivo testimonio en Intrusos.

Nicolás Vázquez habló como nunca de la muerte de su hermano

Con el corazón en la mano y una sensibilidad pocas veces vista en la televisión, Nicolás Vázquez (39) brindó una extensa entrevista a Intrusos, en la que habló por primera vez a fondo sobre la muerte de su hermano Santiago.

El joven de 27 años falleció el 16 de diciembre del año pasado, por muerte súbita, mientras disfrutaba de unas vacaciones en Punta Cana con amigos, sólo cinco días después del casamiento de Nico y Gimena Accardi en Mar del Plata.

A casi 6 meses de ese día, el actor se sentó en un móvil para el ciclo de Jorge Rial y emocionó a todos con un relato en el que el dolor, pero también el gran amor que sentía por su hermano, fueron los protagonistas.

A continuación, los fragmentos más emotivos de la nota:

-“Perder un ser querido es fuerte, pero imaginate alguien tan joven. A mí me ayudó mucho la terapia. No estaba haciendo terapia y empecé a hacer terapia con (Gabriel) Rolón. Me dio bronca empezar ahora. Pero me ayudó, me equilibró”.

-“Trato de disfrutar al máximo los momentos y no me guardo nada, en todo sentido. El otro día estábamos en este bar que estamos armando con mis amigos y mi familia… No voy a poder contarlo (se quiebra). Lo quiero contar porque tiene que ver con las pequeñas cosas. Mi viejo desde el piso de abajo me dice (se vuelve a quebrar)… Puta, no puedo hablar. Me dice saludándome ‘nos vemos mañana’ y yo le dije ‘no, pa, vení y dame un beso’. Y bajé y le di ese beso porque nunca sabés si va a ser el último”.

"El otro día mi papá me saludó desde el piso de abajo ‘nos vemos mañana’ y yo le dije ‘no, pa, vení y dame un beso’. Y bajé y le di ese beso porque nunca sabés si va a ser el último".

-“Hoy no me pierdo ni un segundo y no dejo para mañana. No dejo de ser consciente de que puede ser la última vez que estés con alguien. No lo hago desde el lado trágico, sino porque está bueno ser consciente. El otro día que me pasó eso con mi viejo fue muy fuerte. Ese momento con mi viejo fue increíble. Mis viejos son mi orgullo, verlos de pie es un ejemplo”.

-“Gimena es un ser muy especial, es de los seres más fieles que uno pueda encontrarse en la vida como amiga, como cuñada… Ellos tenían una relación de hermanos. La fuerza que tiene esta enana es una locura. A ella le han pasado cosas muy fuertes en la vida, perdió a su mamá cuando era chica y le han pasado cosas fuertes como mujer, y estando en el mismo lugar que yo se corrió del protagónico y nos levantó a todos (se emociona).

-“Tengo mucha suerte, tenemos mucha suerte como familia por tenerla a ella. Estando hecha mierda como yo, hacía un esfuerzo por verme mejor a mí y a mi familia”.

"Odio la frase ‘el show debe continuar’, yo no volví por el show. Si no volvía… no sé… no sé si podía. En ese momento, si me preguntás, no sé si podía seguir. Fue lo primero que me pasó cuando me enteré".

-“Hay que estar, no es fácil. Yo le decía a Gimena ‘ojalá que también te enamores de este’. Yo soy otro. Ella dice que soy el mismo, pero estoy tratando de reconocerme. Esto es muy fresco, van seis meses nada más, para mí es ayer. A veces pongo una foto y me ponen que estoy mal, que no tengo el mismo brillo en los ojos que antes, y eso me mata. Sé que la gente lo hace desde el cariño, pero me mata porque hago un esfuerzo”.

-“A mí la obra me salvó, yo no sé dónde estaría si no existiera El otro lado de la cama en mi vida. Es lo que más energía me dio para salir adelante. Imaginate si esto me agarraba en un año sabático o en un año en el que no me llama nadie para trabajar o en una obra a la que no va nadie. No sé dónde estoy. Te ayuda un presente profesional soñado como el que tengo. Me lo decía Rolón: ‘La peor desgracia de tu vida te pasó en el mejor momento de tu vida’. Este pibe llena teatros, se va a casar con la mina que ama y pum… Y ahora estoy aprendiendo que eso es la vida, que son volantazos".

-“Quiero que sepas que mi familia ha tenido muchos volantazos. Mi papá quedó solo, pero solo, en la vida a los 10 años, con su hermano, cuando sus padres murieron en un choque en la Ruta 2. Pero nunca me había pasado a mí. Choques fuertes tuve varios, pero nunca un volantazo así, que te desestabiliza. Menos en un momento así. No llegué a revelar las fotos del casamiento que estaba… resolviendo cosas. No volví a ver las fotos del casamiento, sólo las que subí con Santi en el amanecer. Todavía no puedo”.

- “Cuando lo sueño a Santi, lo sueño sonriendo. Yo creo en esas cosas, sentí que estaba ahí y me dio mucha fuerza. Fue algo hermoso la primera vez que lo soñé. Lo que uno más extraña es el tacto, el besar así que cuando lo ves, es hermoso. Me ha pasado muy seguido y hace bien”.

"Hay que estar, no es fácil. Yo le decía a Gimena ‘ojalá que también te enamores de este’. Yo soy otro".

-“Odio la frase ‘el show debe continuar’, yo no volví por el show. Es el único lugar donde voy a ser un poco egoísta con lo que te voy a decir. Si no volvía… no sé… no sé si podía. En ese momento si me preguntás, no sé si podía seguir. Fue lo primero que me pasó cuando me enteré. Cuando perdés un ser querido, lo primero que querés es salvarlo. Lo segundo, cuando entendés que ya no podés salvarlo, tenés dos opciones: o te rendís con él y de a poco te vas muriendo, enfermando, secando; o seguís adelante encontrándole sentido a la vida”.

-“El primer impulso fue mi familia, y ahí fue cuando dije ‘dale, loco, empezá a devolver toda la que te vino’. Mi hermano me hubiera cagado a trompadas si no me levantaba y hubiera sido lo mismo si fuera al revés. Él también hubiera seguido por mí. Vos tenés que seguir primero por uno, después por la familia y después por él. Porque los que quedan acá son los que sufren”.