Ciudad Magazine

Notas Top

Maxi Oliva sufrió su peor recaída y volvió a Cuestión de Peso con 400 kilos: así fue el impresionante operativo para rescatarlo de la cama

Fabián Doman debutó en el regreso del reality a eltrece, donde se mostró el alarmante estado del participante que ganó la 1ra edición, en 2006, tras bajar de 200 a 100 kilos. Hoy pesa el cuádruple.

Fabián Doman debutó en Cuestión de peso 2017

Y un día volvió. Cuestión de peso regresó a la pantalla de eltrece (lunes a viernes a las 17 horas) y esta vez tiene al frente del ciclo a Fabián Doman. En su nueva temporada, el programa presentó a los 13 participantes que buscarán mejorar su salud (serán 12 más el propio conductor) y uno de los casos que presentaron fue el más conocido: Maxi Oliva, ganador de la primera temporada del reality show, quien hoy pesa casi 400 kilos.  

Oliva llegó al ciclo en 2006 con 200,6 kg y durante ese año se mostró el cambio radical que hizo en su vida, con el que bajó 100 kilos y se consagró campeón del reality. Sin embargo, en 2010 llegó a pesar 250 kg y demandó a la clínica de Alberto Cormillot por abandono de persona, aunque meses después volvió al programa pidiéndole perdón al doctor: "Estoy así por mi culpa, yo me metí todos estos kilos", dijo. En esa segunda etapa bajó 123 kilos y llegó a pesar 110. Sin embargo, en 2013 la balanza le llegó a marcar 300 kilos: "Siento mucha culpa por no haberme mantenido. Soy todo o nada. Me empecé a desesperar y empecé a comer de vuelta y no podía parar, con una depresión muy grande", declaró en ese entonces.

Con una hija de 7 años (Valentina), hoy Maxi llegó a su peso más alarmante: 400 kilogramos. Y una vez más estará en el reality de la salud.

Postrado en la cama de su casa de La Matanza, para ser trasladado hasta el Hospital de Obesidad del Dr. Cormillot se necesitó la colaboración de 70 personas, incluido el trabajo de los bomberos y de personal que tuvo que romper las paredes de su vivienda para movilizarlo.

El rescate de Maxi Oliva, el ganador de Cuestión de peso, que hoy pesa 400 kg

"En el momento del rescate la vida de Maxi corría peligro", aseguró Sergio Verón, profesor de educación física de la clínica. Uno de los más emocionados fue el padre de Maxi, quien aseguró que la situación de su hijo es desesperante: "Ya no está acá adentro, va camino a la vida", afirmó, entre lágrimas.  

"Sigue internado en el Hospital de Obesidad porque necesitábamos una unidad de tratamiento intensivo. No puede estar en cualquier lugar, en cualquier clínica y ni siquiera en su casa", concluyó Verón sobre el estado de salud de Maxi. Una nueva oportunidad para volver a vivir mejor. Para volver a vivir.