La mamá de Laurita Fernández debutó en Bailando 2018 y emocionó a su hija: "Cuando tus hijos son grandes decís '¿y ahora qué hago?'"

La jurado no pudo evitar las lágrimas al ver a Inés Stork pisar la pista del certamen por primera vez. ¡Mirá el video!

Inés Stork, la mamá de Laurita Fernández, debutó en Bailando 2018

Pensó que los nervios le iban a durar sólo el primer programa. Sin embargo, Laurita Fernández (25) vivió una noche a pura emoción luego de que su mamá, Inés Stork (57), debutara en Bailando 2018. Quebrada, la jurado expresó sus sentimientos en vivo.

Laurita Fernández: "Estoy temblando como nunca temblé acá. Me costó mucho aceptar que mi mamá lo haga, tenía muchos miedos. Y Marce, creo que nunca la vi tan feliz a mi mamá. Y eso me dio el pie a aceptarlo y ver qué va a hacer".

Luego de que Marcelo Tinelli revelara la emoción que siente la jurado porque su mamá sea parte del certamen, Laurita tomó la palabra: "Estoy temblando como nunca temblé acá. Tengo unas nervios desde la mañana y me preguntaba por qué estoy nerviosa si el debut fue el martes... claro, era por mamá. Te quiero decir que me costó mucho aceptar que lo haga, tenía muchos miedos. Y Marce, creo que nunca la vi tan feliz a mi mamá. Y eso me dio el pie a aceptarlo y ver qué va a hacer".

Después, la participante compartió con el público sus sensaciones: "Pasé por todos los estados. Dije que no lo iba a hacer, después que sí. Que no, que sí. Y Fede Hoppe me convenció. A partir de ahí fue empezar, tomar la responsabilidad y de cumplir. La verdad me cambiaste la vida".

Inés Stork: "Cuando venís de ocuparte toda la vida de tus hijos, con resultados hermosos, cuando son grandes sentís, ¿y ahora qué hago? Eso cuesta. Y poder tener una actividad así es bueno".

"No a todo el mundo se le da esta oportunidad. A mí se me dio y la tomé. Venía de una vida sedentaria. Lo que pasa es que cuando venís de ocuparte toda la vida de tus hijos, con resultados hermosos, cuando son grandes sentís, ¿y ahora qué hago? Eso cuesta. Y poder tener una actividad así es bueno", cerró Inés, ante la mirada con lágrimas de su hija.