Laurita Fernández reveló que chatea con el sexy jugador islandés que revolucionó el Mundial

La bailarina contó cómo fue que, a partir de una broma, ya lleva dos semanas de fluido diálogo con Rúrik Gíslason.

 

Laurita Fernández contó cómo se hizo amiga del adonis de la Selección de Islandia

El rumor de que Rúrik Gíslason (30), el adonis de la selección de Islandia, estaba de novio con una argentina se instaló el jueves y el viernes por la mañana el propio futbolista salió a aclarar que no estaba en pareja con la mendocina Bárbara Córdoba con quien conversó en una piscina de Miami. Sin embargo, al parecer es Laurita Fernández (27) la diosa autóctona que logró captar la atención del futbolista más lindo del Mundial de Rusia 2018, ¿y hasta arrebatarle el corazón?

La confesión de la curiosa relación corrió por parte de la propia protagonista de Sugar, quien en una entrevista con Los Ángeles de la Mañana explicó cómo logró ponerse en contacto con el 19 del combinado nórdico. Al asegurar que llegaba solterísima al Bailando 2018, donde debutará como jurado, Laurita contó entre risas: “Lo voy a aclarar. Pasó que en la radio (N del R: Dale que vale, lunes a viernes de 10 a 13 por FM 97.5) nos preguntamos cuál era el más fachero del Mundial, y las oyentes explotaron diciendo que era el 19 de Islandia. Entonces, le escribí ‘hey, hello’ por Instagram, y le ponía corazones… ‘I am from Argentina’, ja, ja”.

"Charlamos de todo, de la aurora boreal, de que vaya yo allá"

“Yo pensé que ese señor nunca me iba a contestar, porque debe de tener millones de mensajes. La cuestión es que al día siguiente me contestó, y en la radio no lo podíamos creer. Entonces, hicimos una fiesta”, aclaró. Con brillo pícaro en los ojos y una sonrisa en su rostro, Lauria continuó: “Ahí empecé a hablarle, pero no le decía que me gustaba, le decía pavadas para seguirle la charla. La cuestión es que estoy charlando como hace dos semanas con él, lo contamos en la radio. Pero hablamos de pavadas, porque surgió de un chiste”.

AL final, Laurita Fernández confesó que le bajó las expectativas a un eventual romance con Rúrik Gíslason: “Charlamos de todo, de la aurora boreal, de que vaya yo allá. Pero yo le dije que me gustaba un amigo, como para que no flashee lo mismo que le dicen todas...”.