Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Las lágrimas de Marcelo Mascaro, expareja de Anamá Ferreira, separados desde hace 2 meses

El empresario, que estuvo 11 años con la exmodelo, se quebró en Confrontados al hablar de su reciente ruptura.

Las lágrimas de Marcelo, expareja de Anamá Ferreira, en Confrontados: "La sigo amando"

En más de una oportunidad Anamá Ferreira (66) contó su historia de amor con Marcelo Mascaro, un viudo con dos hijos al que conoció hace 11 años en España y con el que la exmodelo formó una familia. Sin embargo, fue la participante del Bailando quien contó el final de su relación y ahora él se presentó en Confrontados para buscar reconquistarla.

"Nos conocimos 4 meses después de que enviudé, por eso quiérase o no, es la mamá de mis hijos y jamás podría hablar mal de ella. Nuestro diálogo es por los chicos o por cosas cotidianas como el grupo electrógeno que no funciona".

“Nos conocimos 4 meses después de que enviudé, por eso quiérase o no, es la mamá de mis hijos y jamás podría hablar mal de ella”, aseguró el empresario, que aseguró no conocer los motivos por los que Anamá terminó la relación. “Nuestro diálogo es por los chicos o por cosas cotidianas como el grupo electrógeno que no funciona”, reconoció, angustiado.

"A Anamá la amo. Pero si la relación se terminó, te la tenés que comer y seguir para adelante, me jode que son 11 años y por ahí yo no llené las expectativas de ella".

Marcelo, además, contó que el entorno de su ex colaboró en contra de la relación: “Ella me dijo que se terminó, que hubo un límite y un desgaste”, aseveró, y remarcó su interés por reconciliarse. “Sigo enamorado y me gustaría volver. Yo vine acá por un proyecto de familia”, enfatizó.

Con lágrimas en los ojos, el hombre contó cuáles son sus sentimientos por la exmannnequin: “A Anamá la amo. Pero si la relación se terminó, te la tenés que comer y seguir para adelante, me jode que son 11 años y por ahí yo no llené las expectativas de ella”, dijo, conmovido. “Mi corazón me dice que la amo, pero si ella siente que la pareja se desgastó me la tengo que comer”, finalizó.