Lali Espósito, la mujer del año

Debutó en 2003 en Rincón de Luz, bajo el ala de Cris Morena. Doce años después se convirtió en la figura argentina más convocante de la tele, el teatro, la música y las redes sociales. Números y motivos de un fenómeno redondo.

Lali Espósito, la chica éxito. (Foto: archivo Ciudad.com)

Mariana Espósito debutó en 2003 en la tira Rincón de Luz, de Cris Morena. Doce años después se convirtió en la figura argentina más convocante de la tele, el teatro, la música y las redes sociales.

Su primera telenovela como protagonista absoluta es un éxito desde el día uno. Cada noche vence a toda la competencia claramente, y desde su debut mantuvo una audiencia pareja. Sus participaciones en entrevistas o musicales son muy comentadas, como cuando cantó en ShowMatch o participó en Un Sol para los Chicos, el fin de semana pasado.

En las redes sociales también es sensación: 3.100.000 seguidores en Twitter, otros 135 mil en su cuenta dedicada a la música, en Instagram un millón trescientos mil followers, 200 mil likes en su página oficial de Facebook (más otros 100 mil en tres no oficiales), y en YouTube otros cien mil fans. Éxito rotundo.

Lo mismo logró en el Ópera, donde congregó 120 mil espectadores en una temporada de vacaciones de invierno: exactamente el doble de los que llevaron las obras más exitosas de la temporada de verano. En este ciclo, desde el 4 de julio al 20 de agosto, en las funciones dobles de la versión teatral, completarán esta cifra récord.

Y su mayor desafío y pasión pudo concretarse en estos últimos meses: su carrera como solista. Tras el éxito de Teen Angels, Espósito largó este nuevo desafío a finales de 2013, bajo la producción de 3 Música, con su primer sencillo promocional, A bailar, que se convirtió en un éxito instantáneo, sin ninguna multinacional detrás. Luego salió de gira por Argentina, Uruguay, Perú, España e Italia, y ya cantó dos veces con Ricky Martin, y volverá a ser su telonera en Argentina durante el próximo tour del boricua. El éxito de su emprendimiento personal, en una industria musical alicaída, la llevó a que Sony vuelva a ficharla entre sus artistas, y la deje hacer la música que quiere.

Más allá de los fríos números, es clarísimo ver como Lali se volvió referente de los adolescentes y de las pequeñas niñas que la siguen y la imitan. Una carrera de varios años, con su primera temporada como líder absoluta en varias plataformas audiovisuales. Ninguna integrante de su genero experimentó algo similar en estos meses. Ni tampoco en los últimos años.

Este éxito recién comienza, y lo mas importante de todo es que ella sigue siendo siempre la misma.