Julieta Nair Calvo y las escenas de sexo con Rodrigo de la Serna en El Lobista: "Siempre da nervios y no es lo más cómodo del mundo"

La actriz habló de su rol protagónico en la ficción de eltrece, y confesó la incomodidad que siente al actuar momentos íntimos.

Julieta Nair Calvo habló de las escenas de sexo con Rodrigo de la Serna. (Foto; Instagram y Ciudad)
Julieta Nair Calvo habló de las escenas de sexo con Rodrigo de la Serna. (Foto; Instagram y Ciudad)

Después de haber protagonizado una romántica historia de amor junto a Violeta Urtizberea en Las Estrellas, ahora Julieta Nair Calvo (29) encarna a una tierna fotógrafa que enamora a Rodrigo de la Serna (42) en El Lobista, el unitario éxito de Pol-ka que debutó el miércoles en la pantalla de eltrece.

La actriz se refirió a la escena de sexo que compartió con De la Serna en una entrevista con Por si las moscas, ciclo radial de La Once Diez: "Siempre da nervios y no es lo más cómodo del mundo. Imaginen. Siempre digo que se ve de un modo, y cuando lo grabás no es tan así, porque obvio que la situación no es tal cual como se ve, porque hay mucha más gente ahí", aseguró.

Luego, Julieta describió la forma en que se graban las escenas: “Piden que cortemos para correrme el pelo, por la continuidad, que se suban las sábanas para que no se vea… Todo eso que no se ve hace que no lo vivamos tan románticamente, como después se ve tan lindo en la pantalla, con música y todo”.

Entonces, marcó la diferencia con las situaciones fogosas y cariñosas que hizo como Jazmín con Florencia (Urtizberea) en la tira de 2017: “En un unitario, donde hay tan pocos capítulos y despliegue de escenas, es como una sola escena. Es ‘la’ escena de sexo, ‘la’ escena de romance”.

Al final, Julieta Nair Calvo concluyó: "A mí me parece que todo lo que sume al proyecto, y que tenga un sentido en la historia, no hay por qué sacarlo. No tengo pudor con esas cosas. Obvio que no es de las escenas que más me gustan hacer porque dan pudor y se genera una incomodidad. No me gusta verlas para nada, porque no me gustan las caras. Uno no sabe muy bien qué hacer en esa situación, entonces, es raro. Una dice ‘qué es esa cara, ese sonido, Dios mío’”.