La historia más dura (y jamás contada) de Victoria Vannucci sobre su infancia: "Mi papá me pegaba y me mandó al hospital; desde los diez años me trata de put..."

La esposa de Matías Garfunkel apuntó contra su familia y reveló una dura interna familiar en Los Ángeles de la Mañana.

Victoria Vannucci reveló su cruda infancia de nena golpeada y contradijo a su hermana Marianela

Un nuevo escándalo salpicó a Victoria Vannucci (33) el miércoles, cuando en Los Ángeles de la Mañana trataron el tema del despido de sus tres empleadas domésticas y además tocaron el asunto de las fotos junto a Matías Garfunkel rodeados de los animales cazados en un safari por Sudáfrica. A raíz de una información de Analía Franchín, quien reveló que la también extenista había sufrido violencia doméstica de chica, la hermana de Victoria, Marianela Vannucci (26) salió al aire a defender a su familia.

"A mí me manadaron al hospital cuando tenía 14 años, a mí me pegaban y mi mamá lo aprobaba. Es una historia de violencia que nunca conté, siempre para proteger a mi familia. Entiendo que haya gente que no me quiera creer, pero existen archivos médicos, mi hombro, mi codo, existen todos mis recuerdos".

Indignada con los dichos de Franchín, la menor de las Vannucci afirmó: "Mi papá jamás le levantó la mano a alguien de mi familia, más allá de lo que se quiera decir o inventar, somos una familia normal. Nos parece que esto se fue de las manos. No sé de dónde salen las fuentes, no voy a culpar a nadie en especial, pero la verdad es que es para tapar el tema principal de los animales y nosotros no tenemos nada que ver".

Luego, Marianela se refirió a la decisión que tomó Victoria de dejar de hospedarlos en dos de sus departamentos de Caballito: "Estoy en un departamento de mi hermana; le dije que después de lo que pasó con los animales se lo dejaba a fin de mes. Mi papá y mi mamá son dos personas grandes que no pueden hacer una mudanza de un día para el otro. Y nuestra casa en Castelar está ocupada por nuestra hermana Maysa. Hasta que ella no se pueda ir, no podemos irnos". Además, argumentó haberse quedado sin sus puestos laborales en Vorterix y Radio Rivadavia, empresas del Grupo 23 del que su cuñado es uno de los accionistas: "Me sacaron un trabajo en enero y otro me lo sacaron el sábado por WhatsApp".

Finalizada la comunicación con Marianela, fue Victoria quien tomó la palabra para dar su desgarrador testimonio: "A mí me manadaron al hospital cuando tenía 14 años, a mí me pegaban y mi mamá lo aprobaba. Es una historia de violencia que nunca conté, siempre para proteger a mi familia. Es verdad que en muchísimos actos se nos vio juntos y felices, y 'viva la pepa' porque siempre traté de proteger a mi familia, pero ellos solos se metieron en esto hablando ayer con Luis Ventura, exponiéndose ahora en Los Ángeles de la Mañana. Entiendo que haya gente que no me quiera creer, pero existen archivos médicos; mi hombro, mi codo, existen todos mis recuerdos. (…) Yo escucho la palabra ‘put...’ desde que tengo diez años, antes de mi primer beso mi papá me trataba de puta, porque él es así". 

"Desde muy chica mi papá me decía que no iba a llegar a nada y que era una perdedora, es por eso que siempre trataba de ser la mejor en el tenis, para tratar de que mi papá esté orgullosa de mí y me deje de tratar mal, esa era mi esperanza", agregó.

"Yo era una put… que se tomaba el tren Sarmiento, iba a trabajar como promotora, pero que cuando traía el mango era buena de vuelta. (…) Se les cortó el chorro desde el momento en que me dejaron sola con las fotos". "Desde muy chica mi papá me decía que no iba a llegar a nada y que era una perdedora; por eso que siempre trataba de ser la mejor en el tenis, para tratar de que mi papá esté orgullosa de mí y me deje de tratar mal, esa era mi esperanza", agregó.

Consultada sobre los motivos de la pelea con sus padres, Vannucci explicó: “Yo nunca quise llegar a este nivel y es mentira que mi papá se está riendo. Mi papá amenazó con ponerse un revólver en la boca si las mucamas seguían en televisión, pensando que yo había mandado a las mucamas. Mi única respuesta fue que jamás mandaría a las chicas a la televisión, porque además están criticando el maltrato de su propia esposa. Ni siquiera es que la maltraté yo y no puedo arreglar lo que hizo su esposa, lo que puedo hacer es pagarles lo que les corresponde a las chicas. Ahora, si se quiere pegar un tiro porque hay tres mucamas haciendo esto, no soy culpable". 

"Entiendo a mi hermana Marianela porque fue la que nunca sufrió la violencia. Esto fue cuando Maysa (39) y Florencia (34) eran chicas. A Marianela le tocó la época cuando ya estaban grandes mis papás y trataron de hace como que nunca pasó. (…) Mi hermana miente porque quiere proteger a mis padres, porque está viviendo en mi casa en este momento, miren qué mala soy".

A su vez, Victoria se refirió a su hermana menor sin dejar de lado la ironía: "Entiendo a mi hermana Marianela porque fue la que nunca sufrió la violencia. Esto fue cuando Maysa (39) y Florencia (34) eran chicas. A Marianela le tocó la época de mis padres grandes y trataron de hacer como que nunca pasó. (…) Mi hermana miente porque quiere proteger a mis padres, pero está viviendo en mi casa en este momento, miren qué mala soy". 

“Mis papás mienten porque dicen que ahora el apellido está manchado, que es una vergüenza y que no pueden salir a la calle. Mi papá me dijo que por mi culpa no puede ir a jugar el domingo con los amigos. A lo que le dije que hoy le doy vergüenza, pero qué pasó todas las veces que le di plata, lo mantuve, los autos que le di, las casas, viajes a Europa. En ese momento no se quejaba nadie. No se quejaba mi hermana Marianela cuando trabajó tres años para Vorterix gracias a Matías, ni se quejaba cuando le pagaba el teléfono, la luz, ni cuando le pagué hasta la universidad para llegar a ser la intelectual de la familia", sentenció Victoria Vannucci.