Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

En la casa maldita de Martín Redrado descubrieron brujerías a Luciana Salazar

Paula Varela contó en Socios del espectáculo la fama que tendría la propiedad del economista y un tremendo descubrimiento.

Polémica versión sobre la "casa maldita" de Martin Redrado y las brujerías a Luciana Salazar

En Socios del espectáculo contaron un nuevo capítulo de la ya larga historia de encuentros y cruces de Luciana Salazar y Martín Redrado. El último está relacionado con la curiosa fama “maldita” que tendría su casa en Belgrano y una versión sobre el supuesto “gualicho” que él le habría hecho a Luciana Salazar.

“Hablamos de ‘mansiones malditas’ porque la casa donde vive Redrado y la de al lado son casas gemelas. Marcelo Tinelli, recomendado por el exdueño de esa casa decidió comprarla, y Redrado le hizo la recorrida por dentro”, relató Paula Varela en el ciclo.

“Marcelo la decoró a todo trapo, divina. Estaba con Paula Robles en ese momento, y antes de habitarla, se separó. Nunca la inauguraron”, contó. “Quedó que por culpa de Redrado, toda esa cuadra está maldita. Porque como la casa de él está maldita, todas las casas linderas están malditas”, señaló, sobre la superstición que corre entre los vecinos.

"La empleada le encontró un frasco con miel debajo de la cama de Redrado y llegó a leer que decía ‘Luciana Salazar’. Le hizo hechizo".

¿MARTÍN REDRADO LE HIZO BRUJERÍA A LUCIANA SALAZAR?

Sin embargo, una nueva polémica esotérica involucraría el ex presidente del Banco Central y a quien fue su pareja.  “Martín Redrado tiene mucha gente en su casa que le limpia, le barre y le cocina. Fue una empleada, hoy de Luciana Salazar, que empezó a ver cosas raras que no le gustaban”, relató.

“Entre esas cosas que no le gustaron, encontró un frasco con miel debajo de la cama de Redrado y llegó a leer que decía ‘Luciana Salazar’. Le hizo hechizo”, señaló, mientras Mariana Brey agregaba de qué se trataba. “Le metió un papelito adentro de la miel con su nombre para atraerla y tenerla con él”, detalló.

“Al descubrir el frasco, la empleada se lo rompió. Creer o reventar, desde ahí nunca más se volvieron a ver”, aseveró. “Lo de la miel terminó con todo eso tan ‘embarrado’ que empezaron a caer las hormigas. Tuvieron que sacar la alfombra y tirarla”, concluyó.