Eugenia Tobal, a fondo sobre su separación de Cabré y la pérdida del embarazo: "Fueron dos años de duelo"

La actriz visitó PH, podemos hablar y recordó uno de los momentos más difíciles de su vida. Video.

Eugenia Tobal habló de su separación de Cabré y la pérdida del embarazo

De bajo perfil, Eugenia Tobal recordó uno de los momentos más duros de su vida en PH, podemos hablar. Andy Kusnetzoff preguntó a sus invitados quiénes se sintieron acosados por los medios alguna vez y la actriz dio un paso al frente para contar su experiencia en medio de la mediática separación de Nicolás Cabré y la pérdida de su embarazo.

"En una época de mi vida hubo una situación ajena, porque tampoco es que la busqué, que fue bastante dura. No la pasé nada bien con los medios tan encima porque era un momento muy duro y muy triste. Hoy creo que por eso soy tan reservada, cuándo hablan de mí no me gusta", comenzó Tobal, hoy en pareja con Francisco García Ibar.

"Entre todo lo que me pasó, hablando de mi separación y de la pérdida del bebé, se hizo una cosa enorme y no había ningún tipo de respeto por nada. Yo estaba atravesando una situación tremenda, fueron un año y medio casi dos años de estar pasándola mal, en medio de un duelo. Que te estén encima todo el tiempo era violento y tremendo", agregó la actriz .

"Me han seguido por todos lados, he tenido guardias y autos siguiéndome y la verdad es que yo tampoco lo había buscado. Fue algo que me pasó en la vida como le podría haber pasado a cualquiera, uno es público y tiene que estar preparado para esto, pero nunca lo estás. Fue muy invasivo todo y eso no es algo que a mí me guste", afirmó Tobal. no tenía. "Salí fortalecida, yo creo que hice una gran alquimia, aprendí muchísimo y todo fue positivo. Nunca me enojé, estaba preocupada por otra cosa, yo tenía que estar bien, me cuidaba a mí. No veía la tele y no leía nada, porque no es sano. Estar atenta a lo que se decía no era positivo para mi recuperación ni para mi familia, porque nadie la pasó bien. Por suerte mis hermanos, mi familia y mis amigos estuvieron conmigo", recordó.

"El morbo lleva a que todos hablen de lo mismo y es como estar revolviendo constantemente, pasan los años y siguen. Pero como me permití hacer el duelo correcto y sufrir en el tiempo indicado, después me levantaba solo para ser feliz. Fue un proceso muy íntimo y profundo, la recuperación tenía que ver con el alma rota, no el corazón", cerró el tema.