Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

La cuarentena de Pollo Álvarez junto a Tefi Russo: "Estar casado con una cocinera en esta situación es ser afortunado"

La cuarentena de Pollo Álvarez junto a Tefi Russo: Estar casado con una cocinera en esta situación es ser afortunado
La cuarentena de Pollo Álvarez junto a Tefi Russo: Estar casado con una cocinera en esta situación es ser afortunado

El conductor de Nosotros a la Mañana habló con Ciudad sobre cómo pasa sus días de aislamiento social.

La imposición del inédito aislamiento social, preventivo y obligatorio impactó en la vida de todos por igual, sin escaparle a la rutina cotidiana de los famosos.

¿Cómo pasan ellos esta situación de crisis sanitaria? ¿Se han deprimido o aprovechan para tener tiempo propio? ¿Cuáles son los miedos y los nuevos "hobbies" en el encierro? Todo esto y mucho más se volcó a un mini test de cuarentena.

¿Lo que sigue? Nuestro ping pong exclusivo ¡vía WhatsApp! con Joaquín "Pollo" Álvarez (37).

"Somos una pareja de recién casados y por suerte estamos bárbaro a pesar de que hemos tenido más discusiones y encontronazos de lo normal. Nunca fue algo grave".

1-¿En dónde y con quiénes pasas la cuarentena?

-Estoy en mi casa con Tefi Russo (33), mi esposa, y Mimi (10), su hija. Como mi trabajo está exceptuado en líneas generales mi día a día mucho no cambió. Salvo que cuando termino de trabajar me vuelvo a mi casa a hacer la cuarentena como corresponde.

2-¿La cuarentena, afianzó o deterioró la relación de pareja?

-La cuarentena es difícil por un montón de cuestiones: la incertidumbre, el miedo a lo que vaya a pasar o lo que pasa. Muchas cosas que todos conocen respecto de la cuarentena. Tenemos altos y bajos, charlas y encontronazos como cualquier pareja, imagino. Pero creo que nos afianzó porque estamos pasando un momento histórico juntos y todo es para crecer. Mismo cuando uno discute en general se saca algo positivo. Somos una pareja de recién casados y por suerte estamos bárbaro, a pesar de que hemos tenido más discusiones y encontronazos de lo normal. Nunca fue algo grave.

"Siempre confié en que ya terminaba la cuarentena, fui pateando todo y ya pasamos los dos meses".

3-¿Qué balance personal hacés de tu cuarentena a dos meses del inicio?

-La verdad es que no descubrí muchas cosas nuevas porque al poder trabajar sigo mi día con normalidad. Pero cuando todo esto empezó me reencontré con la lectura, me encontré con algunas mini habilidades de la casa que no sabía que tenía, pero siempre confié en que ya terminaba la cuarentena... fui pateando todo y ya pasamos los dos meses. Pasa que mi situación es distinta a la de la gran mayoría.

4-Salir casi todos los días a trabajar, ¿lo ves como un privilegio porque te despejás o un peligro por la mayor exposición a un contagio?

-Hay un poco de las dos cosas. Entiendo que salir a trabajar es un privilegio por varios motivos. Por empezar porque hoy en día tener trabajo en nuestro país es un privilegio, con o sin cuarentena. Después, por tener la mente ocupada en mi laburo, que me encanta y me hace bien. También es un privilegio porque tengo la responsabilidad y la suerte de estar haciendo un programa en un momento casi histórico de nuestro país y el mundo, tratando de llevar un poco de información y entretenimiento. Es algo copado. Si bien ahora estoy un poquito más acostumbrado, cada vez que salgo y vuelvo de trabajar es con miedo porque siempre está el temor de poder contagiar a los demás, porque yo no pienso en mí.

"Lamentablemente el vínculo con mi familia no es presencial porque mis viejos son de riesgo, mi hermana es de riesgo".

5-¿Cómo la llevás con la dieta al tener en casa a una cocinera tan grosa como tu esposa?

-Estar casado con una cocinera en cuarentena es ser afortunado de verdad. Yo no era fanático de la comida, creo que tampoco lo soy, pero uno va probando distintos sabores. A mis 37 años estoy descubriendo sabores con Tefy y está buenísimo porque cocina excelente. Aparte ella sostiene que si la comida es sana y casera, nunca vas a tener problemas de engordar o adelgazar. De todas formas, entreno casi todos los días para despejar la mente. Pero tener a una cocinera como ella en casa e ir probando diferentes sabores es una cosa hermosa. Un beneficio de un tipo que tuvo suerte.

6-¿Cómo manejás el vínculo con el resto de tu familia?

-Lamentablemente el vínculo con mi familia no es presencial porque mis viejos son de riesgo, mi hermana es de riesgo. Entiendo que a menos que ellos no tengan a nadie que los asista yo no puedo ir visitarlos por la cuarentena. Pero tampoco iría porque estoy todos los días en la calle y es un riesgo muy grande que no queremos correr. Toda la comunicación con la familia es a través de videollamadas, Zoom, WhatsApp, lo que sea de forma digital.

"Quiero ir a tomar una cerveza a un bar después de jugar al fútbol. Quiero salir, dispersarme. Quiero hacer de todo, lo extraño todo".

7-¿Qué es lo primero que vas a hacer cuando la vida vuelva a la normalidad?

-Comer un asado en familia, jugar al fútbol, ir al teatro, todo eso porque extraño todo. Obvio que voy a ir a ver a mi familia, a mis amigos. Quiero ir a tomar una cerveza a un bar después de jugar al fútbol. Quiero salir, dispersarme. Quiero hacer de todo, lo extraño todo.

8-¿Cómo te afecta estar tan al tanto de lo que pasa con la pandemia por tu rol de comunicador?

-Es difícil, más cuando no la pasan tan bien. Porque además nosotros tratamos casos de violencia de género, inseguridad y obvio que eso a uno lo carga. Pero es mi trabajo desde hace más de un año y uno se va acostumbrando, por lo menos a pasarlo. Siempre trato de soltar y cuando llego a mi casa liberarme de todo lo que conté. Pero tampoco es todo el tiempo, porque hay casos que conmueven y me mueven. Como el caso de Fernando Báez Sosa, que estuvimos más de un mes hablando todos los días de eso. Me pega, me afecta ver a la familia y es difícil no estar involucrado, pero lo hago desde el lugar donde puedo ayudar, de comunicador, visibilizar los casos. Si puedo dar una mano desde mi humilde lugar, la doy. Pero trato también de no estar todo el tiempo cargado con los quilombos, porque sino sería imposible. Es difícil no involucrarse, pero afectarme no, porque ya lo tengo automatizado y es algo de mi trabajo que uno aprende con el tiempo a soltarlo sin correrse, sin creer que son cosas que no pasaron.

"Siempre trato de soltar y cuando llego a mi casa liberarme de todo lo que conté. Pero tampoco es todo el tiempo, porque hay casos que conmueven y me mueven".

9-¿Volviste a hablar con gente que antes no hablabas a raíz de esto?

-No. Mi vida es más o menos como antes tengo un programa a la mañana, otro a la tarde y no hay mucho más. Mis comunicaciones siguieron como antes.

10-¿Cuál es la serie y/o libro qué más disfrutaste en este tiempo?

-Hay un montón, me vi de todo. Ahora en Netflix estoy con The last dance, la de Michael Jordan, y recomiendo la de la Fórmula 1 porque soy fanático del automovilismo. Ahora salió la 2, pero me vi la primera. Me gustó mucho Hollywood, recomiendo mucho Peaky Blinders, estoy mirando los nuevos capítulos de Billions. Recomiendo The Morning Show, que es una serie excelente, que está en Apple TV+. Y estoy leyendo uno de los libros de Gabriel Rolón.

La cuarentena de Pollo Álvarez junto a Tefi Russo: "Estar casado con una cocinera en esta situación es ser afortunado"