Ciudad Magazine

Notas Top

Coco Sily contó una increíble historia con las cenizas de su madre: "Me olvidé la urna en una pizzería..."

El comediante recordó una anécdota desopilante e hizo estallar de risa a todos los invitados en la mesa de Mirtha Legrand

El actor recordó una experiencia tragicómica, digna de un cuento de Fontanarrosa.
El actor recordó una experiencia tragicómica, digna de un cuento de Fontanarrosa.

Muchas veces, la vida se parece a un cuento de Roberto Fontanarrosa. Con el mismo humor que el rosarino y su misma maestría para manejar la intriga y hacer estallar de risa a su público, Coco Sily (57) rompió los esquemas y sorprendió a todos los invitados en la "mesaza" de Mirtha Legrand, al recordar una tragocómica anécdota con las cenizas de su madre, que cuenta en su espectáculo teatral. 

Coco Sily contó una increíble historia con las cenizas de su madre: "Me olvidé la urna en una pizzería..."

"Me olvidé las cenizas de mi mamá en una pizzería... ¡casi termina siendo miles de pizzas!", contó el actor, despertando las risas del resto de los comensales, entre ellos Soledad Silveyra, Lizy Tagliani y Rodrigo Noya.

"Me olvidé las cenizas de mi mamá en una pizzería... ¡casi termina siendo miles de pizzas!".

"El humor es tragedia más tiempo; en el momento con mi hermano nos queríamos matar, no era gracioso. Hoy, después de veinte años, lo es", dijo Sily. Y relató lo que sucedió al morir su padre, cuando decidieron enterrar con él los restos de su madre, que había fallecido tiempo antes.

Coco Sily contó una increíble historia con las cenizas de su madre: "Me olvidé la urna en una pizzería..."

"Con mi hermano dijimos 'aprovechemos que vamos a enterrar a papá y metamos las cenizas de mamá; 52 años juntos, que terminen juntos'", relató. Y contó que luego de buscar las cenizas, decidieron ir a comer una pizza, urna en mano.  

Luego de comer, entre dolor y la angustia por la pérdida de su padre, y mareados por el embrollo de todos los papeles que tenían que completar, al alejarse unas cuadras de la pizzería el humorista cayó en la cuenta de que algo le faltaba. 

"Mi pareja de ese entonces recuerda que yo empecé, desesperado, '¡mamá, mamá!', hasta que le pude decir que nos la habíamos olvidado", recordó. Luego de hablar con su hermano, enfilaron nuevamente rumbo local, que ya había cerrado. "Ahí fue cuando yo me dije 'la van a confundir con harina, mezclarán todo y mamá termina en doce mil pizzas'".

"Mi pareja de ese entonces recuerda que yo empecé, desesperado, ´¡Mamá, mamá!´, hasta que le pude decir que nos la habíamos olvidado".
La anécdota termina con ellos golpeándole el vidrio al desconcertado pizzero en el local vacío, a las 2 de la mañana, al grito de "¡Mi vieja, mi vieja! ¡Está mi vieja! ¡Ahí, en la silla!". El tema es que al lograr que les abran la pizzería, comprobaron que no había ninguna urna en el local... ¡Habían dejado las cenizas en casa!

 

 

¡Suscribite al newsletter de Ciudad! Y recibí las últimas noticias del espectáculo en tu mail.

¡Click Aquí!