Cinthia Fernández y su viaje súper hot con Matías Baclini: "Estuvimos al palo todo el tiempo, no paramos"

La diosa contó en Involucrados intimidades de su primer viaje en pareja con el empresario rosarino. ¡Mirá el video!

Cinthia Fernández volvió de su mini luna de miel con Martín Baclini "Fueron los ocho mejores días de mi vida"

Si la declaración de amor que Cinthia Fernández (28) le hizo a Martín Baclini (35) en Instagram fue contundente respecto de sus sentimientos, el brillo en los ojos al hablar de él ratificaron el idílico romance que viven. De regreso a la Argentina después de su mini luna de miel con el empresario, la panelista de Involucrados confesó ante sus compañeros: “Los ocho mejores días de mi vida los pasé esta semana, fue increíble”.

Instantes después, Cinthia explicó cómo nació la tierna carta que le dedicó a Baclini, en la que lo piropeó al decirle "sos mi sueño y no me quiero despertar" en las redes: “Estábamos haciendo la excursión del Cañón de Colorado y estábamos justo agarrándonos la mano. Entonces, veo que todas las otras parejas estaban con la mano suelta, cada uno en la suya, y eso me llamó la atención de nosotros, que fue re natural. Saqué la foto sin saber que después iba a escribir eso”.

En ese momento, Pía Shaw le preguntó si habían jugado a casarse en Las Vegas, y Cinthia respondió entre risas: “¡No tuvimos tiempo de eso! Estuvimos al palo todo el tiempo, no paramos en todo el día. Un día nos levantamos a las cinco de la mañana, fuimos a la excursión de Colorado, fuimos a los espectáculos”.

En la mísma tónica de picardía, la participante de Bailando 2018 bromeó: “¿Planes? ¡Por mí haría todo! Me pasa todo. ¡Pero no vengo embarazada!”. En cuanto a sus vacaciones de madre soltera, le lanzó un dardo a Matías Defederico (28) y justificó haber dejado a Charis (4), Bella (4) y Francesca (3) con su madre : “Siento que me merezco el viaje. Yo vivo con mis hijas, no es que soy un papá que tiene la suerte de verlas dos veces por semana. Dejarlas con mi mamá es como que se queden conmigo, fue una semana y es normal, los padres necesitamos eso. Me fui sin culpa, algo que no me había pasado otras veces y lo recontra disfruté”.