Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

De Brito mostró supuestos mails en los que Granata le pedía ayuda económica a Redrado… ¡y Amalia salió en vivo furiosa!

La periodista desmintió los mensajes, amenazó con juicio penal y acusó a Salazar, ¡que mandó WhatsApp desde Washington!

De Brito mostró supuestos mails en los que Granata le pedía ayuda económica a Redrado… ¡y Amalia salió en vivo furiosa!

El escandaloso triángulo entre Amalia Granata, Martín Redrado y Luciana Salazar suma un nuevo y entreverado capítulo. Ángel de Brito mostró en Los Ángeles de la mañana unos mails que dijo haber recibido del economista en los que se explicitaba un pedido de ayuda económica por parte de la periodista para pagar el alquiler.

Granata se enteró por Twitter de lo que estaba pasando y, primero, envió un mensaje por WhatsApp. “Me muero, qué gracioso. Esa es ella. Le voy a hacer un juicio penal y va a tener que comprobar que ese mail trucho salió de mi cuenta”, aseguró la periodista. Luego, se comunicó furiosa para dar su versión de los hechos.

Granata: "Esa es ella. Le voy a hacer un juicio penal y va a tener que comprobar que ese mail trucho salió de mi cuenta. Martín no escribió ese mail, lo escribió Luciana, que le hackeó todas las cuentas de mail".

“Me da pena tener que contar una situación que, encima, la va a lastimar a ella. Lo tenía muy reservado, pero cuando me empiezan a ensuciar… Martín no escribió ese mail porque es trucho. Redrado me prestó plata una vez para pagar el mecánico y se la devolví. Y otra vez para las expensas y también se la devolví”, aclaró Amalia y apuntó directamente contra Luciana Salazar.

"Luciana me está diciendo que ella te mandó los mails con la autorización de Martín", leyó Analía Franchín el mensaje.

Luciana en Washington le hackeó todas las cuentas de mail y se creó otra casilla. Esos mails los escribió Luciana, que le había hackeada la casilla. Te juro por mi hija que es así, me da pena por ella que no pueda ver la realidad de las cosas”, disparó Granata. Pero la cosa no terminó ahí ya que Redrado se metió en la polémica y le envió mensajes por WhatsApp a Analía Franchín desde Estados Unidos.

“No sé de qué hablan, estoy en Washington trabajando. Yo no le envié nada a nadie”, se desentendió el economista para generar más confusión. “Me da pena porque ella no está bien y hace cosas que lo hacen quedar mal a Martín. Mi apreciación personal es que sigue con ella porque le tiene pánico”, explicó la periodista. Y, por si todavía le faltaba algo a esta historia de enredos, Salazar también mandó mensajes. “Luciana me está diciendo que ella te mandó los mails con la autorización de Martín”, leyó Franchín.

En resumidas cuentas, un flor de lío. Saquen ustedes sus propias conclusiones…