Ángel de Brito y un tenso momento con un movilero: "Los desesperados de América vienen a robar invitados"

El conductor de LAM apuntó contra Involucrados, programa de la competencia, luego de que interrumpieran la nota a una vecina de Pity Álvarez.

La irónica reacción de Ángel de Brito cuando un movilero de América le sacó un entrevistado: "Desesperados"

El jueves 12 los medios amanecieron con la increíble noticia de que Cristian "Pity" Álvarez (46) estaba prófugo y acusado de homicidio. Ante la vorágine informativa, Ángel de Brito (42) arremetió al aire sin demasiadas vueltas contra Involucrados, el programa de América que compite con Los Ángeles de la Mañana en la misma franja horaria.

Todo surgió en plena entrevista de Maite Peñoñori a María del Carmen, una vecina a la que Pity, afectado por el efecto de las drogas, atacó tiempo atrás, por lo que ella admitió: "Me tuve que defender sola. Lamentablemente, le di dos cuchillazos". En ese momento Rafa Juli, cronista del canal del cubo, apareció en escena y le puso el micrófono a la mujer, resistiendo el intento de un productor de LAM de que lo sacara y esperara a que concluyera el reportaje.

Más tarde, Rafa se comunicó con Mariano Iúdica para anunciar que tenía el testimonio de la testigo del presunto crimen del líder de Viejas Locas, ante el discreto pedido de paciencia de Peñoñori. Así se produjo la insólita reacción de la vecina, quien ante una pregunta del movilero de América se quejó: "Ay, ya lo dije, ya lo dije".

Desde el estudio de eltrece, se escuchó a Flor de la Ve crititar al periodista por lo bajo: “¡Mecherismo!”. Y tras una breve risa y contemplar con asombro la situación, De Brito resolvió: "Maite, correte. Dejá a los desesperados de América que vienen a robar invitados solos. Que sigan ellos que lo necesitan”. Tras hacer la solapada referencia al rating del conductor, las panelistas manifestaron su fastidio, aunque a pura ironía Ángel le bajó el tono a la disputa: "Son cosas que pasan. Le dejamos a la señora que la necesitan. Nosotros no la necesitamos. Ya nos contó lo principal".

Un rato después, Ángel de Brito bromeó con la movilera que tenía apostada en Villa Lugano: "Maite, vamos a seguir trabajando desde ahí. Cuidado con los chorros, cuidado con tu poncho. Ya te quisieron robar una nota. Cuidanos el micrófono que sale caro. Sos la mejor, Maite".