Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Marcado para siempre

El árbitro que tuvo una polémica actuación en la semifinal de la Champions, entre Barcelona y Chelsea, siente que "me apuntan por la calle". Y no descarta retirarse.

Tom Henning, el árbitro noruego que tuvo una polémica actuación en el partido Chelsea-Barcelona, por las semifinales de Liga de Campeones, se siente "perseguido" e incluso confesó que duda sobre la posibilidad de abandonar la actividad, según le contó al diario Marca. "Cambió mi vida, desde ese día la gente me reconoce más por la calle y me señalan", dijo Henning, quien fue muy criticado por haber perjudicado a Chelsea en Stanford Bridge.

El fútbol, cuenta el noruego, "es muy importante para mí". Pero, aclara, atraviesa horas de replanteos: "Todavía estoy muy motivado con el fútbol, aunque no puedo afirmar, al menos hoy, si me voy retirar", respondió el árbitro, quien es internacional desde 1994.

Henning sigue queriendo a su profesión pese a tantas críticas y sospechas: "¿Por qué me iba a dejar de gustar el fútbol? Ha sido parte de mi vida desde que tenía siete años. Es difícil que te deje de gustar por un incidente así".

El árbitro dejó enormes dudas con su actuación en el cruce Chelsea-Barcelonas, que terminó 1-1 con la agónica clasificación del equipo catalán, después de un gol sobre la hora de Iniesta.

La final del próximo 27 del actual, en Roma, pondrá frente a frente a dos peso pesados: Barcelona y Manchester United.