Inyección anticonceptiva demuestra eficacia en el varón

La inyección de testosterona se probó en un grupo de chinos sanos y fértiles de entre 20 y 45 años, todos los cuales habían sido padres en los dos años anteriores.

Una inyección anticonceptiva destinada al varón ha demostrado su eficacia en un estudio llevado a cabo con más de un millar de personas que se publicará en la edición de junio del Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism.

Sólo 1% de los hombres a los que se administró el anticonceptivo concibieron a una criatura en un periodo de dos años, lo que se considera un buen resultado. No hay ningún anticonceptivo cien por cien seguro y así cada año aproximadamente 2% de las mujeres que toman la píldora se quedan embarazadas.

La inyección de testosterona se probó en un grupo de chinos sanos y fértiles de entre 20 y 45 años, todos los cuales habían sido padres en los dos años anteriores.

Sus esposas tenían entre 18 y 38 años y no sufrían ningún problema de infertilidad. Según el doctor Yu-Qun Gu, del Centro de Investigación Nacional de Planificación Familiar, de Pekín, que dirigió el estudio, el régimen anticonceptivo hormonal puede ser una alternativa nueva y viable para el hombre.

Los varones recibieron inyecciones mensuales de 500 miligramos de undecanoato de testosterona en aceite de semilla de té durante un período de dos años y medio. No se observaron efectos secundarios y la fertilidad de los voluntarios volvió a sus niveles habituales una vez suspendido el tratamiento.

Las inyecciones de testosterona reducen los niveles de dos substancias reguladoras del cerebro, la hormona folicoestimulante y la hormona luteinizante o lutropina. De esa forma se interrumpe la producción de esperma aunque el efecto es reversible: la cuenta de espermatozoides regresó a su nivel normal entre cuatro y seis meses después del fin de las inyecciones.

Según el científico que dirigió el estudio, es preciso, sin embargo, seguir las pruebas con especial atención a eventuales problemas cardiovasculares, de próstata o de comportamiento.

Fuente: EFE