Dolores y trastornos: ¿Probaste con la Osteopatía?

Tratamiento eficaz que alivia los dolores de cabeza, de espalda, menstruales, la presión alta, el insomnio, la mala digestión y los mareos, entre otros padecimientos.

La Osteopatía es una ciencia biológico-médica de enfoque global, que se interesa en la entidad humana, es decir, el hombre en su totalidad. Se basa en la armonía, el equilibrio y la buena movilidad de la arquitectura esquelética de sostén. Es un tratamiento tanto preventivo como curativo, de ahí que sea beneficioso para personas de todas las edades. "La Osteopatía es una terapia manual que trata todo el cuerpo y no sólo los huesos como algunos creen. El osteópata utiliza únicamente las manos en su tratamiento porque tiene que percibir la reacción del cuerpo a cualquiera de sus acciones, estableciendo así un diálogo permanente con los tejidos del cuerpo, lo que se contrapone al kinesiólogo que aplica técnicas. Las técnicas osteopáticas no actúan de forma pre-establecida; sino que van percibiendo el cuerpo del paciente e induciendo correcciones, en función del contexto que nos presenta el paciente", sostiene Pierre Louis Drevon -hijo del fundador de la Osteopatía en Argentina, Gilles Drevon- y asesor académico de la Fundación de Altos Estudios en Conectivoterapia y Osteopatía.

Las técnicas osteopáticas están indicadas para diversos padecimientos o trastornos como: dolores de cabeza, de espalda, de articulaciones, presión alta, escoliosis, trastornos del sueño, depresión nerviosa, síndrome del túnel carpiano, diabetes tipo II, mala digestión, acidez, dolor hemorroidal, dolor hiatal, piernas pesadas, ciertos dolores menstruales, cansancio crónico idiopático, dolores digestivos, dolor intercostal, mareos, esguinces repetitivos, tendinitis, luxaciones crónicas, pérdida del equilibrio, entre otros. Y es a través de estudios y con la palpación del profesional que se diagnostica si los padecimientos pertenecen al ámbito de la Osteopatía.

"Todas las limitaciones de las estructuras del cuerpo que repercuten en la salud, por eso, un parto traumático puede derivar, años después, en una escoliosis; un latigazo en un choque en auto puede provocar mareos y trastornos del sueño; una cicatriz de cesárea un dolor lumbar; un problema de espalda se puede originar por una mala mordida o un antiguo esguince, y una caída de cola puede generar dolores menstruales. Nuestro trabajo consiste en borrar esta historia para restablecer la normalidad ", explica el osteópata Pierre Louis Drevon.

Según la Osteopatía, el cuerpo a veces guarda y adapta sus traumas durante años antes de manifestar un síntoma. De ahí la importancia de testear que todas las estructuras óseas -y por extensión, todos los tejidos del cuerpo- conserven intacta su movilidad para autorizar el buen funcionamiento del organismo. "Los osteópatas no utilizamos medicación o aparatos, sólo nuestras manos ", concluye el asesor académico de la Fundación de Altos Estudios en Conectivoterapia y Osteopatía . Allí se dicta la carrera de Osteopatía, donde se estudia en grupos reducidos y se realizan prácticas clínicas con pacientes. La carrera, a nivel profesional, tiene una duración de cinco años.

El jueves 30 de abril, a las 19 horas, en el Museo Houssay ( Viamonte 2790 ) habrá una charla gratuita sobre "Osteopatía, Conectivoterapia y S ofrología" . Para más información: http://www.conectivoterapia.com / 4552-0306 / 155 855 4169.