Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Chico Latino

Un argentino emigrado en Estados Unidos, que estudió en Berklee y tocó sus canciones en la entrega de los Grammy, ahora viene a conquistar su tierra. Actitud global, ritmos hot y recitales a beneficio.

Diego Jinkus nació en la Argentina y se dedicó a la música. Estudiaba mucho, tenía buenas notas y comenzó a tocar una banda que "no llegó a mayores" -según dice- "porque era demasiado exigente y perfeccionista y me costaba darme una oportunidad". Entonces pidió una beca en la prestigiosa universidad norteamicana de Berklee, la ganó en 1993 y se auto-exilió para seguir estudiando. Pero finalizada esa etapa se quedó. "La vida es caótica: uno planea las cosas pero después me casé y mi mujer quería estudiar allá, me separé, ya me había mudado a Miami y estaba trabajando con gente muy grossa", recorre los pasos de su carrera que ahora busca anclar en su país.

En ese camino, editó un disco independiente que combina sonidos funk, jazz con ritmos latinos, en plan de darle "un poco de oxígeno al mercado latino, le vendría bien". Además, realiza recitales con fines humanitarios y entrega becas a estudiantes a través de una fundación. En mayo se presenta en la calle Corrientes. Ahora, un link al músico.

¿Cómo es estudiar en Berklee?
Según mi experiencia, los estudiantes extranjeros tienen un nivel diferente a los norteamericanos de 18 años que se les terminó la secundaria y tienen que estudiar algo, como acá te metés en Derecho o Medicina. Pasa que te encontrás con compatriotas que van a perfeccionarse y tienen otro nivel. Después, te vas metiendo en un mundo que acá es un poco más inaccesible y encontrás haciéndote amigo de tipos que ahora son muy famosos, como Antonio Sánchez, el baterista de Pat Metheny Group; toda la banda de Paulina Rubio y parte de la banda de Crhistina Aguilera. Estudié con todos ellos. Y empezás a ver otro nivel, empezás a ver realmente cómo se manejan en estos mercados multimillonarios y ver que no por nada lo son. Nosotros también podríamos ser uno si le diéramos más bola al detalle: "Y bueno, ya está, ya está listo". Ahí tenés que estar pilas cuando vas a una audición y ese fue mi entrenamiento en Berklee.

Contame cómo fue tu presentación en la entrega de los Grammy
Yo toqué en la cuarta ceremonia de los Grammy latinos. Imaginate un gran escenario en la calle y todo el mundo detrás del escenario tomando cerveza y conversando hasta que te dicen "te toca a vos". Es todo muy mecánico: atrás están los reporteros haciéndote notas y te invitan a tocar porque escucharon de vos. Yo tuve ese honor, y toqué con Osorio, los Volumen Cero de Panamá, Los Bacilos.

¿Y cómo se portan las celebrities en estos eventos?
Si vos te fijás en la televisión, en las entregas de este tipo de premios, vas a ver mucha gente que se mueve en los pasillos. Ellos quieren mantener siempre los asientos ocupados, por eso hay gente detrás de los asientos que dice: "Pink quiere ir a tomarse una cerveza", cosa que ocurrió varias veces, a propósito. Entonces tiene que ir un extra a ocupar su lugar cuando los artistas se van a tomar algo al bar. Como en cualquier fiesta: hay tipos que les gusta estar en el bar, otros afuera hablando, que no quieren saber nada de la entrega de premios y otros ahí re choclulos esperando que la cámara los filme. Pero vas a ver que nunca hay un asiento vacío.

¿Por qué ahora vas a lanzar tu disco en la Argentina?
Porque en la Argentina me llama hacer este tipo de proyectos. Me puse a contemplar la posibilidad de hacerlo en Estados Unidos y no me cierra, no a nivel numérico sino que estoy más identificado con la gente de acá. Y lo que tengo que decir es acá donde lo tengo que decir. En Mayo voy a venir a tocar por unos cuantos meses.

¿Cómo te imaginás tu show de presentación en el país?
Voy a armar la banda con gente de acá, porque hay musicazos y suficiente ya sufren los músicos para que yo encima venga con una banda de extranjeros cuando puedo tener una banda de pibes de acá que se tocan todo. Después, respecto a cómo me voy a sentir, tengo un poco de miedo porque el argentino es muy exigente y puede llegar a ser cruel.

¿Por qué elegiste este tipo de música para componer y tocar?
Es lo que me salió, lo que me gustaba tocar. La música en la radio ya me estaba aburriendo con su ritmito pop. La industria latinoamericana del disco se dedicó a fabricar cosas todas iguales. De hecho, en Miami sufrí bastante con las disqueras porque nadie me supo encasillar para venderme. Y en definitiva el que decide qué se escucha y se vende es el público. Al mercado latino le vendría bien un poco de oxígeno.