El conmovedor relato "extrasensorial" de María Freytes: "En la foto se veían unas alas bien blancas con un cuerpo difuso"

La periodista compartió su experiencia con una amiga que le mostró una imagen tomada con celular, en la cual se apreciaba el rostro de una niña fallecida. El video.

El relato sobrenatural de María Freytes: "Se veía unas alas bien blancas como si fuese hecho de humo"

La revelación de Marina Calabró sobre las apariciones espirituales de Juan Carlos Calabró motivaron que María Freytes también se animara a contar una experiencia similar. La periodista se quebró en Desayuno Americano al revelar las sensaciones que tuvo cuando habló con una amiga respecto de cómo superar la pérdida de seres queridos menores de edad.

"Me muestra una foto de ella en una galería que sacó con su teléfono y era impresionante, se veía como si fuese hecho de humo unas alas bien blancas, con un cuerpo difuso blanco. Ella me dijo que esa era la cara de su chiquita..."

Conmovida desde el inicio, Freytes relató su encuentro: "Me acuerdo que la madre de una chiquita del jardín de mi hijo había perdido a su hija, y yo también había perdido a un ahijado. Fue increíble porque ella me trajo una foto, estábamos hablando de cuando perdés a alguien que no tiene una edad para irse, y ella me dice que va a compartir conmigo una foto... Me muestra una foto de ella en una galería que sacó con su teléfono y era impresionante, se veía como si fuese hecho de humo unas alas bien blancas, con un cuerpo difuso blanco. Ella me dijo que esa era la cara de su chiquita, que yo no conocía porque no era compañera de mis hijos, pero se veía perfecto, no puedo dudar que la vio".

Así, María Freytes concluyó emocionada y rendida a lo que no puede ser explicado de forma contundente sólo por la ciencia."Recuerdo que unos años después ella me dijo que, creo, el cumpleaños de la nena era un 29 y cuando iban a cenar con el marido siempre le traían el menú 29. O cuando mi amiga necesitaba un mensaje de su hija fallecida, iba al baño y ahí encontraban una servilleta con el número 29. Son cosas inexplicables, y uno termina creyendo al 100 por ciento que esa hija la está abrazando desde el cielo".