Coco Sily confesó en Animales Sueltos cómo sufrió el peor verano de su vida: "Cada función de Stravaganza eran dos meses míos"

El humorista reveló en el programa de Alejandro Fantino su peor experiencia profesional como cabeza de compañía de Supermacho, que fracasó en Carlos Paz. ¡Mirá el video!

Las buenas rachas a veces se terminan de forma tan abrupta como arrancaron y otras tantas la suerte cambia porque además cambia la estrategia del actor, como bien dio testimonio Coco Sily. El panelista de Animales Sueltos reveló de manera desopilante pero descarnada cómo experimentó el peor verano de su vida cuando se lanzó a encabezar una revista como cabeza de compañía en Carlos Paz.

Todo ocurrió en la temporada estival de 2012, cuando el humorista protagonizó Supermacho al tiempo que Flavio Mendoza descollaba con Stravaganza. El tragicómico relato de Coco vino a cuento de los alertas que tienen los artistas para detectar cuándo los espectáculos sin irremontables.

"Cuando llegas al 7 de enero con 47 entradas vendidas. No hay forma de manera eso, a menos que salgas con un arma a buscar gente. Con 47 entradas vendidas, se acabó todo, me acuerdo. Teníamos una sala de 900 espectadores, con Sergio Denis cantando iba el eco y volvía de la soledad que teníamos", admitió el conductor de Codigo Sily, por FM Pop. Luego, agregó: "Yo me gasté 70 lucas en una casa para 9 mil personas, porque vas a todo culo y te crees de verdad que sos Pepito Marrone, con una piscina que arrancaba a nadar a las dos de la tarde de un borde y llegaba a las cuatro al otro borde, hasta con un casero".

Como si fuera poco, padeció la escases de agua corriente en la zona y el jugador amateur de poker disparó: "Yo me separé ese verano. Cuando viene mal, empieza a venir todo mal". Para rematar, Coco Sily se sinceró ante la incontenible carcajada de Alejandro Fantino: "Una noche habíamos metido 50 personas y festejábamos… cosa que para ir a mi casa (en Carlos Paz) no había forma de llegar sin pasar por el teatro de Flavio Mendoza, y él como la reina de Java saludando desde un auto sin techo con 12 mil personas aclamándolo. Esos son fracasos. El metía mil doscientas personas y yo 40, cada función de él eran dos meses míos".