Paula Chaves y la nota que la incomodó en Este es el show: "Me afectó lo que dijo Flavio Mendoza"

La conductora se refirió al picante cruce que mantuvo al aire con coreógrafo, que tildó al ciclo de "tendencioso". ¡Dale play!

A los doce días del mes de enero de 2015, ya podemos afirmar que la temporada teatral terminó de explotar y está más caliente que nunca. Uno de los escándalos más resonantes del verano lo protagoniza Flavio Mendoza, quien emprendió una dura batalla solitaria contra varios contendientes: Mariano Iúdica, Jorge Rial y el ciclo Intrusos, y José María Listorti, Paula Chaves y el programa Este es el show.

"Tengo muy poco de conductora entonces me cuesta pilotear estos sentimientos. Me pareció que era como desmerecer el trabajo de un montón de actores y producciones".

El lunes pasado, el coreógrafo de Stravaganza tuvo un fuerte cruce al aire con la conductora del ciclo de El Trece por una supuesta tendencia a favorecer la obra Casa fantasma, protagonizada por su marido, Pedro Alfonso. “No es así, porque todo el mundo respeta tus espectáculos. Estaría bueno que respetes el trabajo del otro”, le contestó Chaves, sin esconder su malestar.

En medio de la fuerte contienda, Paula quedó en el fuego cruzado y no pudo disimular su disgusto. El fin de semana, la modelo fue a ver la obra Priscilla, en Carlos Paz, y a la salida de la función enfrentó a los medios, y reveló su incomodidad tras los dichos de Mendoza.  

La verdad es que tengo muy poco de conductora entonces me cuesta pilotear estos sentimientos y se me nota cuando algo no me cae bien. Me pareció que era como desmerecer el trabajo de un montón de actores y producciones. No por Casa Fantasma, no lo tomé como algo personal. Es el laburo de todos”, comenzó frente al micrófono de Desayuno americanoMe voy a casa enojada y angustiada. No está buena la palabra envidia, no está bueno. A mí me afectan de verdad estas cosas. Hace un personaje de peleador que no entiendo mucho con lo bien que le está yendo. Hay que relajarse y pasarla bien”, concluyó.

El termómetro del verano 2015 arde de escándalos.