Pablo Goycochea habló de la trágica muerte de la anciana atropellada: "Estoy muy mal; es espantoso, terrible"

El marido de Florencia de la Ve se refirió al fallecimiento de la señora de 88 años, tras el accidente que protagonizó en la puerta del teatro Luxor de Carlos Paz.

Pablo Goycochea habló por primera vez de la trágica muerte de la anciana: "Estoy muy mal, es espantoso, terrible"

"Estoy mal, muy mal, muy dolorido y consternado por este terrible desenlace".

Finalmente, la historia tuvo el peor desenlace. Adelina, la anciana de 88 años involucrada en un incidente automovilístico con Pablo Goycochea, el marido de Florencia de la Ve, falleció en la noche del miércoles 7. En medio del dolor y la consternación, el odontólogo habló por primera vez del trágico final, en comunicación con Intrusos.

Estoy mal, muy mal, muy dolorido y consternado por este terrible desenlace. Tengo contacto todos los días a cada rato con la familia y siempre tratando de prestar lo poco o mucho que humanamente pueda hacer con toda esta circunstancia. Me enteré ayer la noche a través de uno de los familiares y estoy a disposición de ellos”, comenzó Goycochea, que enfatizó el deseo de los parientes de la señora de atravesar el dolor en completa reserva, sin la intervención de los medios.

"Los familiares siempre me han tratado de muy buena manera. La abuelita se cae del susto de que la camioneta se mueve, porque por suerte yo no la toco".

Consultado sobre algún tipo de reclamo con los familiares, Pablo descartó cualquier inconveniente. “No, no, para nada, siempre me han tratado de muy buena manera a pesar del desenlace. La abuelita se cae del susto de que la camioneta se mueve, porque por suerte yo no la toco. Ella se cae y se fractura”, explicó sobre el incidente con tres mujeres cuando intentaba ingresar al estacionamiento del teatro Luxor con su auto.

El marido de De la Ve se desligó de responsabilidades y apuntó contra el servicio médico que atendió a Adelina en el lugar. “No sólo los primeros médicos que la atienden no constatan ninguna fractura, sino que tampoco la trasladan a la señora hacia una clínica. Y ése es el dolor que tiene la familia. Por eso, al otro día del accidente convenimos que fuera trasladada a su pueblo de origen para que fuera revisada en la clínica en la que la abuela siempre era sometida a controles y chequeos. Ahí evaluaron si era viable operarla por la edad y sus problemas cardíacos, llegaron a la conclusión de que sí, y bueno… Es lamentable esto que sucedió, es espantoso, terrible”, continuó.

"Estoy a disposición de todos y, obviamente, consulté con un abogado porque quiero tener un respaldo profesional".

Sobre algún posible problema judicial, el odontólogo reveló que solicitó el asesoramiento de un letrado. “Estoy a disposición de todos y, obviamente, consulté con un abogado porque quiero tener un respaldo profesional a los efectos de que todo siga los carriles correspondientes. Vuelvo a repetir, el accidente existe, ocurrió. Yo no choco a la señora, pero ella se cae producto del susto, con la consecuencia de la fractura, lamentablemente”, repitió, y contó que no viajó al pueblo de la mujer por pedido expreso de la familia, que prefería llevar adelante la situación sin que se mediatice.

Sobre el final, Goycochea habló sobre el impacto de la fatalidad en su esposa. “El que está involucrado en el problema soy yo, entiendo que el periodismo quiera preguntarle a ella, pero ella no tiene nada para decir más allá de sentirse dolida por la situación. Somos una familia y uno de los integrantes se vio involucrado en un accidente con un desenlace fatal, es terrible. Ella no tiene por qué declarar nada. La estamos pasando mal y mucho peor la está pasando la otra familia que, lamentablemente, acaba de perder a un ser querido. No tengo palabras, pasé toda la noche muy mal y no puedo decir otra cosa que estoy a disposición de la familia”, concluyó afligido el odontólogo.