Lo que nos dejó la TV de 2014: ganadores, perdedores y olvidables

Por Iván Basso. Cierra otro ciclo televisivo donde Tinelli, tras un año sin pantalla, volvió a encabezar. Telefe repitió su liderazgo, mientras El Trece triunfó en el horario caliente. Los vencedores y los vencidos del año.

Los ganadores de la TV de 2014. (Foto: Web)
Los ganadores de la TV de 2014. (Foto: Web)

Llega fin de año y junto a las típicas comidas de la época, el televidente tendrá otro banquete clásico de la pantalla chica: repeticiones, finales más o menos predecibles, horas y horas de actores promocionando obras en Mar del Plata, Villa Carlos Paz, Entre Ríos, Calcuta o Tegucigalpa, películas "estreno" como Mi pobre angelito o Milagro en la calle 34. Una despedida al año viejo con un menú calórico y recalentado, con alguna que otra sorpresa, televisivamente hablando. La última cena de una carrera anual que llega a su fin.

¿Los grandes ganadores? Mirtha Legrand; los programas “blancos” para toda la familia como Los 8 escalonesEscape perfecto o Tu cara me suenaMasterChef, con una competencia emocionante y adictiva; Marcelo Tinelli y su ShowMatch, en un regreso televisivo donde volvió a probar su capacidad para detectar por dónde pasa el gusto popular y servirlo en su show.

Este 2014 el año volverá a ubicar primero a Telefe, si de ratings se trata, como lo ya lo viene haciendo los últimos 3 años. El Trece, por su parte, levantará dos copas importantes: su liderazgo en el prime time y ShowMatch, como el programa más visto de la TV. Tiene razones para celebrar América, que por segundo año consecutivo vuelve a ubicarse tercero entro los cinco canales de aire. Mientras que para Canal 9 sus “narconovelas” importadas de las diez de la noche, como Escobar, el patrón del mal o La viuda negra, lo acercaron peligrosamente al tercer puesto de la emisora que dirige Liliana Parodi. Incluso la TV Pública puede sonreír: las cifras de los partidos que jugó Argentina con su transmisión superaron los 40 puntos y fueron los eventos más vistos de 2014. La mala noticia del año: la tendencia del encendido en baja de la TV de aire parece irreversible.

Los treinta puntos de ayer, que consagraban a un éxito, hoy son raros. Y superar los veinte fue logro de Tinelli, en menor de medida de Susana y de Avenida Brasil, esta última la ficción más exitosa del año, que le arrebató a las producciones nacionales esa corona. Por su parte, Guapas y Viudas e hijos del rock & roll, aún con historias sólidas, figuras convocantes y actuaciones logradas, no pudieron levantar la aguja de la audiencia. Mientras que otros ciclos con historia como Bendita, Intrusos o AM vienen sufriendo un bajón de la mitad del año para adelante, aún cuando cada uno le trajo en 2014 cifras jugosas a sus canales.

¿Los grandes ganadores? Mirtha Legrand, que despertó los fines de semana con sus clásicas mesas y marcó la agenda semanal de la pantalla; los programas “blancos” para toda la familia como Los 8 escalones, Escape perfectoTu cara me suena; MasterChef, con una propuesta perfeccionada del género reality show, en una competencia emocionante y adictivaMarcelo Tinelli y su ShowMatch, en un regreso televisivo donde volvió a probar su capacidad para detectar por dónde pasa el gusto popular y servirlo en su show.

¿Los vencidos? La televisión de aire, afectada por el bajón de la pauta publicitaria, en contrapartida del cable y de las nuevas pantallas (Youtube, los servicios de streaming como Netflix, On demand de Cablevisión y On video de Telefónica). Otros reveses sufrieron los perjudicados por el escaso margen de error del rendir “rápido y bien”: Doctores,  el programa médico de Franco Bagnato, el final abrupto de Cuestión de peso, el adiós (con apenas una semana al aire) del culebrón brasileño Fina estampa, el cierre de Lo sabe no lo sabe, el retiro en silencio de Diversión animal de Denise Dumas, y la vuelta y partida de Pulsaciones con Jorge Rial. Los caídos en desgracia de una pantalla en ajuste.

A 63 años de su primera transmisión, la TV perdió el lugar que tenía en el centro del living, fugada a las computadoras, los teléfonos inteligentes, las tablets. No es malo. También este 2014 demostró el triunfo de las nuevas formas de ver televisión y el que viene profundizará la búsqueda.

Un menú renovado, con lo rico conocido y alguna que otra novedad, para atraer a un comensal más exigente que nunca.