¡Y un día Jésica Cirio se enojó! "Si Carrió quiere, le paso la receta para estar así de divina, enamorada, con trabajo y casada"

Tras el polémico calificativo de la diputada sobre la modelo -la trató de "gato" en una charla privada-, la mujer de Martín Insaurralde le respondió con furia en BDV.

"No lo dije en público, un periodista lo escuchó", dijó Carrió sobre el descalificativo a Cirio.

Lo que llegó a los medios de comunicación como un rumor fue confirmado por la protagonista. Lilita Carrió visitó a Mirtha Legrand y, sin filtro, la anfitriona le preguntó si ella había tildado de "gato" a Jésica Cirio (29).

Lejos de retractarse, la diputada lo asumió, pero sostuvo que no lo dijo ante una cámara. "No lo dije en público, un periodista lo escuchó", aclaró, oscureciendo el panorama. 

Con el dicho sobre la mesa, BDV -el programa que conduce Ángel de Brito por Magazine- fue tras la palabra de la mujer de Martín Insaurralde (44), y su descargo fue tajante.

"Me da vergüenza tener una diputada así", contestó Jésica.

"Es muy triste que ella tenga esas declaraciones y que vuelva a repetir algo que supuestamente no había dicho delante de cámara. Me parece desagradable que una diputada hable de esa manera. Yo estoy feliz de estar con la persona que estoy y lo amo", dijo, desacreditando a Lilita.

Cuestionada su moral, Jésica le puso paños fríos al asunto, sosteniendo que ella tiene la conciencia tranquila. "Estoy muy contenta de haber salido a la calle a laburar a los 16 años. Sé cómo gané la plata y tengo todo declarado. No sé si muchos de estos políticos que hablan, pueden decir lo mismo"

"Estoy muy contenta de haber salido a la calle a laburar a los 16 años. Sé cómo gané la plata... No sé si muchos de estos políticos que hablan pueden decir lo mismo".

Lapidaria con Carrió, Cirio usó el mismo recurso que su "enemiga pública" y también la descalificó como persona: "El muy desagradable ejemplo es ella. Me da vergüenza tener una diputada así. Si quiere, le paso la receta de cómo estar así de divina, enamorada… Soy una persona de bien, que trabaja y casada…", finalizó Cirio, más contestataria que nunca.