Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Anécdota top: el insólito desmayo de Fabián Doman en pleno divorcio de Evelyn von Brocke

El abogado Mauricio D’Alessandro contó en Nosotros al mediodía el susto del conductor cuando fue a revisar la caja de seguridad al banco y la encontró vacía.

El insólito desmayo de Fabián Doman en pleno divorcio de Evelyn Von Brocke

Cuando a mediados de febrero Fabián Doman (49) apareció ante las cámaras de Viviendo con las Estrellas con un cuello ortopédico, la versión oficial era que tenía cervicobraquialgia, o sea, un fuerte dolor como consecuencia de una hernia de disco. Y se habló hasta de culebrilla. Sin embargo, esta mañana en Nosotros al mediodía el abogado Mauricio D’Alessandro reveló la insólita causa de su malestar, que coincidió con su proceso de divorcio de Evelyn von Brocke (47).

El abogado D'Alessandro contó: "Cuando llega el hombre (Doman), abre, mete la mano hasta el hombro en la caja y no había nada. La cuestión es que (Evelyn) se había llevado hasta la caja de metal que ponen en las bóvedas. Entonces, la persona (Doman) se apoya como puede contra las cajas de seguridad, se va deslizando hasta abajo y se desmaya. Es más, ese golpe es el que después lo obliga a tener un cuello ortopédico… Pero la mujer devolvió la plata".

Paula Varela fue quien puso el tema sobre el tapete al consultar a D’Alessandro sobre la veracidad de la versión que le habían relatado, respecto a que Doman se desmayó y se lastimó cuando encontró vacía la caja de seguridad que compartía con Von Brocke. "Sí, llegó el Same", respondió concreto el letrado.

En un paso de comedia, el abogado protegió la identidad de su defendido y se explayó: "No personalicemos, esto es bastante habitual. Cuando se sabe que el divorcio es inminente, la mujer y el hombre deciden ir al banco a las 10 de la mañana a abrir la caja de seguridad. A una de las personas le gusta ir en su auto escuchando a Los Chalchaleros, se demora y va a un estacionamiento donde deposita la llave. Por lo que tarda 20 minutos en la maniobra. La mujer, de raigambre alemana, sabe cumplir los horarios y llega a las 10.15".

Mientras D’Alessandro continuaba con su relato, Doman se hacía el que leía el diario. "Esto se hace para proteger a los hijos de las nuevas chiruzas que aparecen y se llevan la plata. En ese momento, la mujer (Evelyn) decide rescatar eso. Cuando llega el hombre (Fabián) apurado, abre, mete la mano hasta el hombro en la caja y no había nada. Entonces, la dice al personal de seguridad que se equivocó de número de llave", prosiguió.

Nada de confusiones. "La cuestión es que (Evelyn) se había llevado hasta la caja de metal que ponen en las bóvedas. Entonces, la persona (Doman) se apoya como puede contra las cajas de seguridad y se va deslizando hasta abajo, y se desmaya. Es más, ese golpe es el que después lo obliga a tener un cuello ortopédico… Quiero decir también que en ese cuento, la mujer devolvió la plata". Como remate, Fabián Doman ironizó con Evelyn von Brocke: "¡Por eso el del cuento no soy yo!".