Ciudad Magazine

Notas Top

Flor de la Ve analiza dejar Tu cara me suena: “Es muy sacrificado; si económicamente no me funciona, me quedo en mi casa”

La capocómica renegocia su vínculo con Endemol, la productora a cargo del ciclo de Telefe. Pero ya avisó que en las condiciones que le ofrecen, no aceptaría seguir en el programa que conduce Marley. Su testimonio.

Flor de la Ve, ¿deja  Tu cara me suena?: “Es muy sacrificado, si económicamente no me funciona me quedo en mi casa”

"Yo tengo un contrato que terminó el 30 de agosto con Telefe y ahora estamos renegociando mi contrato con Endemol. Por ahora no estaríamos llegando a un acuerdo".

La incorporación de Florencia de la Ve a Tu cara me suena fue sin dudas explosiva y polémica, ya que no sólo se habló de sus performances, si no de sus reclamos a la producción: por ejemplo, al pedir ensayar sola, generando incomodidad en parte del grupo de artistas que integran el show.

Con el contrato vencido con Telefe, la capocómica y su marido, Pablo Goycochea, negocian un nuevo vínculo con Endemol, productora que redujo el dinero de paga y no le estaría cerrando la oferta.

"Yo tengo un contrato que terminó el 30 de agosto con Telefe y ahora estamos renegociando mi contrato, y no sé si voy a volver. Pablo acaba de tener una conversación con la gente de Endemol y vamos a ver. Por el momento, con lo que me proponen, no estaríamos llegando a un acuerdo", sostuvo Flor en nota con Intrusos.

"Si a mí me dan la mía, yo estoy ahí y me pongo la careta que quieran y hago mi trabajo. Si a mí económicamente no me funciona, prefiero quedarme en mi casa".

El cronista indagó si el punto de desacuerdo era por lo económico, y ella lo afirmó. "Tiene que ver simplemente con eso, a mí el programa me encanta. Si a mí me dan la mía, yo estoy ahí y me pongo la careta que quieran y hago mi trabajo. Es un programa muy sacrificado, hay que ensayar y grabar. Requiere mucha dedicación y tiene que estar recompensado, y si a mí económicamente no me funciona, la verdad, es que prefiero quedarme en mi casa".

¡Clarito como el agua!