Ciudad Magazine

Notas Top

El productor de Flavio Mendoza, muy polémico contra Iúdica y su mujer: "Son dos sinvergüenzas"

Luego de que el protagonista de Stravaganza se mostrara indignado por un reclamo monetario de su ex amiga Romina Propato, Ariel Diwan redobló la apuesta en Intrusos

El productor de Flavio Mendoza, muy polémico contra Iúdica y su mujer: "Son dos sinvergüenzas"

 "A Romina no se lo modificó nada de lo que gana porque Flavio nunca quiso, la defiende. ¿Qué va a defender? Si es lo peor que vi… y Mariano, ¡peor!".

Flavio Mendoza no ocultó su indignación tras enterarse de que Romina Propato, quien fuera su gran amiga y con quien realizó las coreografías de Stravaganza, lo había convocado a una mediación extra judicial.

"Al final, ¿era por la plata? Me llegó una mediación de mi hermana, Romina Propato. ¡Qué desilusión y qué vergüenza pedir algo que no te corresponde! Qué falta de respeto. Ahora que se enteren todos de cómo son las cosas", twitteó el artista el miércoles desde su cuenta en la red social.

Propato se llamó a silencio pero su marido, Mariano Iúdica, escribió en su Twitter: “Te amo… Te admiro… Te respeto… Y me llena de ORGULLO la garra y la inteligencia QUE TENÉS para DEFENDER TUS DERECHOS”, junto a una foto con su mujer.

Ese mensaje no fue nada en comparación con la explosiva opinión sobre el conflicto que brindó Ariel Diwan, productor de Stravaganza, en Intrusos: “Romina cobra dos puntos de la recaudación bruta. La sigue cobrando hasta el día de hoy, así que no entiendo el reclamo, si ella no viene a trabajar hace un año y medio. El reclamo es que ella quiere el 50 % de Stravaganza, ¡ese es el reclamo!”, dijo indignado en comunicación telefónica.

El socio de Flavio contó intimidades de la mediación a la que él asistió junto a su abogado, el de Mendoza y el de Romina: “En la mediación, estábamos a los gritos, imaginate. Su abogado me amenazó dos veces”.

"No quiero que Flavio siga diciendo 'es mi hermana', 'es mi familia'. ¿Dónde viste eso? Lo único que quieren es plata. Y el problema siempre fue el mismo".

Y luego apuntó a Iúdica. “Es que el marido dice que ella era la productora, la que puso la plata, la coreógrafa, la bailarina, la asistente… Es lo que dice de él y de ella. Siempre lo dijo. Ella sigue cobrando lo mismo, fortunas incalculables, sin venir. ¿Cuál es el problema? ¡No entiendo!”, insistió, a los gritos.

También aseguró que Mendoza nunca quiso que su ex amiga ganara menos: “A ella no se lo modificó nada de lo que gana porque Flavio nunca quiso, la defiende… ¿Qué va a defender? Si es lo peor que vi… y Mariano, ¡peor! Pregunten por qué Mariano no la dejaba ir a los ensayos. Fíjense, fíjense…”, dijo, misterioso.

Enojado, continuó: “Ella pide el 50 % porque su abogado dice que tenía un contrato de palabra con Flavio, es una risa. Mariano me dice ‘¡Por favor, no hables de los millones que gana Romina que tenemos miedo!’ Conch… Me llama y se hace el buenito. Es lo mismo que le hace a Tinelli. Él dice que es el productor, el director, el ideólogo… Todo son. Bueno, flaco entonces andá y armá algo solo vos”.

Yo no quiero que Flavio siga diciendo 'es mi hermana', 'es mi familia'. ¿Dónde viste eso? Lo único que quieren es plata. Y el problema siempre fue el mismo. Él siempre dice, y ella lo repite, que a ‘los apasionados nunca nos pagan por lo que trabajamos’. Yo te paso los números de facturación de cada uno de los Stravaganza, ¿querés que te cuente cuántos millones ganó?”, agregó.

"Mariano y Flavio hace rato que se odian, de toda la vida. En el primer estreno en Carlos Paz, yo tocaba la campanita cuando se peleaban".

Sobre el dinero que cobraría Romina, dijo: “Antes, ganaba diez mil pesos por la temporada y ahora sigue ganando lo mismo de siempre. La llamamos y no quiere venir más, ¿qué más querés que haga? Gana fortunas como nunca ganó en su vida. Ella no firmó el 50 %, ella firmó sus puntos. Durante tres años no se quejó. Ahora que se fue quiere más, quiere todo, está loca.”

Cuando le preguntaron si creía que Iúdica le “llenaba la cabeza” a su esposa, Diwan fue tajante: “No tengas dudas. Mariano y Flavio hace rato que se odian, de toda la vida. En el primer estreno en Carlos Paz, yo tocaba la campanita cuando se cag… a puteadas ellos dos. Porque Mariano decía qué cosas le parecía que estaban mal. Flaco, ¿quién sos vos para meterte? ¡Quería corregir a Flavio! Es un sinvergüenza. Para mí. Los dos”. Clarito, ¿no?