El fotógrafo agredido por Diego Maradona reveló detalles de la charla íntima que tuvieron: "Lo escuché arrepentido"

Enrique García Medina conversó con Ciudad.com, habló del llamado telefónico del Diez y contó por qué levantó la denuncia penal. Los detalles.

Quique García Medina reveló detalles de la charla que tuvo con Maradona (Fotos: Facebook, revista Gente y Caras, y Web).
Quique García Medina reveló detalles de la charla que tuvo con Maradona (Fotos: Facebook, revista Gente y Caras, y Web).

"Hablamos un ratito y me dijo que me quería abrazar. Yo no le tengo bronca a él, sólo a la actitud".

El domingo 28 por la noche, el fotógrafo de la revista Gente Enrique “Quique” García Medina se convirtió en parte involuntaria de una noticia que explotó en los medios de Argentina y el mundo. Diego Maradona lo agredió brutalmente en la calle. En criollo, le pegó dos fuertes patadas: una en la rodilla y otra en un testículo.

Medina aguardaba al ex técnico de la Selección Nacional afuera de la casa de su padre, Don Diego, y cuando el Diez salió a la calle, lo agredió con violencia. “Lamentable. Maradona golpeó y le pegó patadas a nuestro compañero Enrique García Medina, fotógrafo de Gente. Se está haciendo la denuncia”, relató la directora de la revista, Gabriela Cociffi, en su cuenta de Twitter.

"Levanté la denuncia penal porque no soy quién para cortarle a alguien la libertad para salir del país. Tengo que ver un médico especialista y si me dice que tengo algún problema por los golpes, se complica todo. Si no, está todo bien",

Tras la repercusión en los medios, Maradona recapacitó sobre lo ocurrido y, al menos, tuvo un gesto de grandeza para reparar su acción y se comunicó con el reportero gráfico para disculparse.

García Medina habló con Ciudad.com y reveló detalles de la charla íntima que tuvo con Diego. “Me llamó por teléfono y me pidió perdón. Un amor el tipo, lo escuché arrepentido y lo sentí con voz auténtica. Me dijo: ‘Disculpa, Pela, salí de mi casa y estaba mal'”, contó Quique. Y dio una posible explicación de lo ocurrido: “Me parece que se equivocó de persona. Pero después le dijeron que yo era buena gente y me llamó. Hablamos un ratito y me dijo que me quería abrazar y me quería ver. Te digo la verdad, no le tengo bronca a él, sólo a la actitud”, afirmó.

Medina había realizado dos denuncias, una penal y una civil, y explicó por qué decidió retirar los cargos penales. “Me pegó una patada y punto. Levanté la denuncia porque no soy quién para cortarle a alguien la libertad para salir del país. No se justifica tanto, nos pusimos de acuerdo, me pidió perdón, y ya está”, reveló. Aunque hizo una aclaración, ya que por ahora la causa civil sigue en pie: “Tengo que ver un médico especialista y si me dice que tengo algún problema por los golpes, se complica todo. Si no, está todo bien”. La paz está cerca de firmarse.