Famosos y movileros: ¿la nueva onda del verano? - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Famosos y movileros: ¿la nueva onda del verano?

Esta temporada aparecieron, diseminados por toda la TV, una cantidad de mediáticos cubriendo roles que antes estaban reservados sólo para los profesionales del medio. La tele muta en búsqueda de rating y bajos presupuestos.

Famosos y movileros: ¿la nueva onda del verano?

Matías Ale, las hermanas Xipolitakis, Cristian U, Mariano de la Canal, Eugenia Lemos, Vanesa Carbone son algunos de los movileros amateurs del verano 2013. Desde distintas plazas turísticas, intentan llevar adelante los complejos envíos de la temporada.

¿Por qué los famosos se convierten en movileros? Suman un nuevo sueldo, pueden “chivear” sus “canjes” y promocionar sus obras.

Con su poca experiencia en ese rol, estos personajes deben afrontar la difícil tarea de pasar del otro lado del mostrador... y ahí es cuando más se les complica. De hecho, ya hubo dos “amenazas” de renuncias. Primero, fue Vanesa Carbone que dejó su puesto en El Chimentero 3.0 ante las críticas que recibía de dos colegas mediáticos desde el piso,
Federico Baldino y Clarita Douradinha (Soñando por Bailar).

Unas horas después, el ex de Graciela Alfano abrió su participación diciendo “estoy acá escuchando la sarta de pelotudeces que dicen”, enojado por los comentarios de los panelistas de Desayuno Americano. Por su puesto, como buenos profesionales del conflicto, ninguno de los dos
renunció y mantienen su cuota de pantalla.

A los canales les son útiles porque alivian económicamente los presupuestos de los programas. Para cubrir una temporada, una emisora debe contratar como mínimo un equipo móvil de exteriores (con todo su equipo técnico), y  además enviar desde Buenos Aires un periodista, un productor y un camarógrafo.

¿Por qué los famosos se convierten en movileros? Más allá de sus deseos de estar permanentemente en pantalla, los trabajadores de la temporada suman un nuevo sueldo, pueden “chivear” sus “canjes”, y promocionar sus obras. Por otro lado, a los canales les son útiles porque alivian económicamente los presupuestos de los programas.

Para cubrir una temporada, una emisora debe contratar como mínimo un equipo móvil de exteriores (con todo su equipo técnico), y  además enviar desde Buenos Aires un periodista, un productor y un camarógrafo. La inversión para este emprendimiento incluye por equipo: sueldos, viáticos (algo así como 300 pesos por día), un plus extra por desarraigo, pasajes para venir a Buenos Aires (en los días libres), alimentación y alojamiento.

Algunas producciones optan por un paso intermedio que es contratar equipos locales, para abaratar el desembolso. Por suerte, la temporada sigue contando con colegas como Daniel Ambrosino, Paula Varela, Diego Bouvet, Nahuel Granja, Santiago Zeyén, Karim Dib, Lío Pecoraro, que con oficio van detrás de la información, mas allá de los
lucimientos personales.

A veces, lo barato, sale caro.

TE PUEDE INTERESAR