Locomía y su extraño pero llamativo vestuario barroco

Eran un cuarteto dificil de ignorar, por su contagiosa música o su inusual atuendo.

Locomía y su extraño pero llamativo vestuario barroco
Locomía y su extraño pero llamativo vestuario barroco

Ocurre que cada cierto tiempo surge en el mercado de la música algún intérprete o grupo que trata de vender un estilo totalmente nuevo, le guste o no a la audiencia. En el caso de las bandas, se han visto muchas propuestas curiosas, más allá de su género (sea rock, pop, o tropical, por ejemplo).

No olvidemos lo que pasó con Los Piratas del Caribe y su tecno merengue, bastante popular y agradable si sentías afinidad con su ritmo. Pero, en cuanto a rarezas hablaremos de Locomía, aquel grupo español formado en la Ibiza de los ochenta, que originó un desenfreno galopante.  

Grandes y chicos bailaban sus atrevidas canciones, y trataban de imitar sus complicados movimientos con esos enormes abanicos blancos. La guinda del pastel era su exótico y muy elaborado vestuario, con piezas XL de un supuesto estilo neo-barroco chic.

Algunos de sus miembros originales salieron rápido de Locomía para nunca regresar. Los que continuaron, trabajaron para dejar huella en Latinoamérica y otros países, donde su fama creció como la espuma.

Una de las presentaciones que terminó por situarlos como banda del momento fue la del Festival de Viña del Mar (1992), donde los cuatro cantantes Francesc PicasCarlos Armas, Santos Blanco y Manuel Arjona encantaron a sus alegres fanáticas.

Así continuaron por años luciendo sus vistosos trajes de colores, que parecían sacados de un extraño film o de un videoclip surrealista. Su música mezcló sonidos típicos del flamenco español, con un toque de techno y un estilo new romantic.

Sus pases de baile pusieron a practicar a miles, y por los que más adelante fueron el blanco de varios imitadores de TV. Casi todo en ese cuarteto fue objeto de seguimiento y adoración, aunque no haya durado tanto como su público quiso.