Expertos alertan sobre el mal uso de los hisopos

 Los palillos de oídos deben ser utilizados para la limpieza de heridas o superficies de piel.

Expertos alertan sobre el mal uso de los hisopos
Expertos alertan sobre el mal uso de los hisopos

Es habitual que las personas higienicen sus oídos con mucha frecuencia usando hisopos, el cual pasan por el pabellón de la oreja y parte del conducto auditivo para limpiar y eliminar cualquier residuo o suciedad natural.

Creyendo que esta práctica es correcta, hay gente que se excede y desconocen el daño que le ocasionan a su tímpano.

Para profundizar más sobre este tema el médico especialista en otorrinolaringología, Germán Conte Laverge, explicó que el uso inadecuado de los mal llamados 'palillos de oídos' se ha perpetuado por la costumbre de utilizarlos para limpiar este órgano y por la creencia de que el cerumen en el oído es sucio. Su frecuente mal uso puede traer importantes consecuencias.

El galeno egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá hizo referencia al uso de los aspersorios. "Los hisopos deben ser utilizados para la limpieza de heridas o superficies de piel, así como para la aplicación de cremas o medicamentos sobre esta. Nunca para la limpieza de cavidades u orificios como los oídos".

Asimismo, el especialista recomendó no eliminar por completo el cerumen, ya que se propicia la resequedad de la piel del conducto, que conlleva a su descamación y a la picazón crónica, que a su vez impulsa a la persona a utilizar más el hisopo y perpetuar el problema.

Además de esto, el médico señaló que un oído sin cerumen es susceptible a infecciones, ya que la función de éste es matar las bacterias por su acidez y la lubricación del conducto.

También el otorrinolaringólogo de origen estadounidense, Christopher Hampson, expuso aquellas prácticas que no se deben hacer y las que sí se permiten, pues el oído es un órgano muy sensible y delicado. Mirá: 

  • No debe limpiar la zona más de dos veces por semana.
  • No utilice hisopos u otros objetos pequeños para limpiar los oídos. Si lo introduce muy adentro, puede lastimar o hasta perforarle el tímpano, lo que puede causar problemas auditivos permanentes.
  • No use soluciones sin estar previamente recetadas por su médico, pues los ingredientes como el peróxido y el alcohol pueden causar quemazón e inflamación en conducto.

Recomendaciones

  • Emplee un paño con agua tibia para limpiar la cera en la entrada del canal.
  • Visite el médico si presenta dolores de oído o si no escucha bien. Potencial causa: cantidades excesivas de cera que el médico podrá disolver.
  • Usá gotas de aceite mineral. Colocpa una o dos gotas dos veces por semana para ablandarla y prevenir que se vaya acumulando.