Conocé qué es el pH de tu piel: no olvides estos consejos

El manto ácido es un fluido viscoso y delgado que protege la piel, y consiste en dos líquidos: sudor y sebo. 

Conocé qué es el pH de tu piel… y cuidala con estos consejos
Conocé qué es el pH de tu piel… y cuidala con estos consejos

La química juega un papel muy importante en la vida cotidiana. Términos y frases como "equilibrio de pH", "ácido" y "alcalino" pueden no ser el tipo de vocabulario que se escucha en una conversación informal, pero cuando se imprimen en losproductos para el cuidado de la piel, tal vez deberías tomar el tiempo para aprender sobre ellos.

El equilibrio del pH en la piel es una parte esencial para lucir saludable y juvenil, y también hace que la piel sea suave y flexible. Pero, ¿qué es exactamente el equilibrio del pH y cómo se aplica al lavado de la cara? 

¿Qué es el pH?

El pH es una abreviatura para "potencial de hidrógeno" y es un sistema de medición para comparar la fuerza de ácidos y bases. La escala de pH va de 0 a 14, siendo el agua el elemento más neutral en 7. Cualquier cosa por debajo de ese punto es un ácido, cualquier cosa por encima es una base o alcalino. El pH adicional cambia de 7, más fuerte es la solución.

Balance de piel y pH

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Regula la temperatura corporal, protege de los elementos ambientales y combate los gérmenes, pero el poder de ésta depende de algo que ni siquiera se puede ver.

El manto ácido es un fluido viscoso y delgado que protege la piel, y consiste en dos líquidos: sudor y sebo. Las glándulas sudoríparas producen una solución acuosa y salada que se mezcla con el sebo, una secreción oleosa producida por las glándulas sebáceas cerca de los folículos pilosos.

El manto ácido mantiene un pH entre 4.0 y 5.5, un rango que le permite a la piel mantenerse saludable u  ayuda a nuestra piel de varias maneras: actúa como un antioxidante, protegiendo la piel subyacente del daño, a repeler el agua para que las capas de la piel no se dañen e inhibe el crecimiento bacteriano.

También mantiene la dureza de la proteína. La piel exterior está hecha de una proteína llamada queratina que necesita tener un equilibrio ácido para mantenerse fuerte, por lo que el manto ácido ayuda a evitar la alcalinidad que podría romper la proteína y causar problemas como acné y alergias en la piel.

Protección del pH de la piel

Cuando se trata de tratamiento de la piel, el error más grande que comete la gente es lavar la piel con jabones fuertes que son alcalinos. A medida que se quitan el manto ácido, estos jabones debilitan las defensas naturales y extraen las grasas que realmente ayudan a proteger la piel.

Las bacterias son libres de atacar y pueden causar infección. Lo ideal sería utilizar un limpiador que contenga más elementos ácidos o neutros, como alfa hidroxilo o beta hidroxi. Esto mantendrá las células de la piel bien juntas, manteniendo el brillo saludable de la piel