Clip-On impreso en 3D transforma un teléfono inteligente en microscopio

Este novedoso aparato aprovecha la iluminación que casi todas las cámaras de smartphones poseen.

Clip-On impreso en 3D transforma un teléfono inteligente en microscopio
Clip-On impreso en 3D transforma un teléfono inteligente en microscopio

Investigadores de la Universidad de Adelaide en Australia inventaron un clip-on que ayuda a un teléfono inteligente a funcionar como un microscopio, donde es posible visualizar especímenes 100 veces más pequeños que el ancho de una hebra capilar humana.

Este clip-on posee túneles de iluminación interna, que usan la luz del flash de la cámara para destacar a detalle la muestra desde atrás. El microscopio totalmente funcional visualiza objetos tan pequeños como de a 1/2000 milímetros.

Los expertos e investigadores del Centro de Excelencia ARC para Biofotónica a Nanoescala, en la Universidad de Adelaide, son los responsables por ese microscopio clip-on que, por más extraño que suene, no requiere energía externa o fuente de luz para trabajar.

De acuerdo a lo que reflejó el escrito del magazine Scientific Reports, el dispositivo creado es suficientemente potente como para visualizar células de animales y plantas, células sanguíneas, organismos microscópicos y núcleos celulares.

“Tiene muchas bondades. Posee una gran mejora, a diferencia de otros microscopios basados ​​en teléfonos, donde usan LED externos y otras fuentes de alimentación voluminosas y difíciles de ensamblar”, explicó el doctor Anthony Orth, desarrollador principal del clip-on.

También dijo que su microscopio simple aprovecha la iluminación que casi todas las cámaras de smartphones manejan. “Consideramos que nuestro microscopio móvil se puede utilizar como herramienta económica y portátil para todo tipo de monitoreo in situ o de área remota”, reveló el investigador.

Para el ensamblaje de este microscopio, se requirió la ayuda de una impresora 3D sin óptica de iluminación adicional. Como dato adicional, les informamos que ese dispositivo posee funcionalidad de microscopía de campo oscuro, es decir, que el usuario puede ver muestras casi imperceptibles en un campo brillante convencional.

“Es una tecnología que beneficiaría a países en desarrollo, que carecen de microscopios poderosos. Incluso podría usarse para determinar la calidad del agua, analizar muestras de sangre en busca de parásitos o detectar tempranamente una enfermedad”, finalizó Orth.