Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Confunden al príncipe Harry con un vendedor de árboles de Navidad

El duque de Sussex y Meghan Markle elegían su árbol festivo cuando se produjo el "blooper" real.

Confunden al príncipe Harry con un vendedor de árboles de Navidad
Confunden al príncipe Harry con un vendedor de árboles de Navidad

El príncipe Harry y Meghan Markle quieren llevar una vida lo más normal posible y, por tanto, hace lo que muchas familias anónimas hacen estos días: decorar a casa para las navidades, aunque sean reducidas y menos festivas que otros años.

Parte importante de la decoración la sostiene el árbol. Días atrás, la pareja antes miembro de primera línea de la familia real británica, se dirigió a una tienda para comprar un árbol para su casa de California.

Contemplaban distintas posibilidades cuando, de repente, un niño pequeño que recorría el lugar con su familia, corrió entre los árboles hacia el príncipe y le preguntó si trabajaba allí, quizá pensando que podría resolver sus propias dudas respecto al árbol que alegra estas navidades.

Lógicamente el pequeño desconocía que quien pensaba que era un vendedor de árboles de Navidad era, en realidad, el príncipe Harry, el hijo de Carlos de Inglaterra y el nieto de la reina Isabel II.

La divertida anécdota la ha revelado uno de los trabajadores de la tienda donde Harry y Meghan acudieron a comprar su árbol aprovechando un momento en el que había poca gente, aunque sin aclarar cuál fue la respuesta de Harry ante la posibilidad de que él fuera un vendedor de árboles de Navidad. Sin embargo, teniendo en cuenta el paso de los duques de Sussex para dejar de ser royals y pasar desapercibidos, al menos en alguna ocasión, es de suponer que a Harry le habrá encantado la confusión en sus primeras navidades en Estados Unidos.

Aunque Meghan y Harry contemplaron la posibilidad de regresar a Reino Unido para estas fiestas, finalmente han optado por descartar esta opción. La reina, de hecho, ha cancelado sus tradicionales navidades en Sandringham y, por tanto, la reunión familiar a la que solía acudir Harry y a la que Meghan se unió en dos ocasiones desde su llegada a la familia real británica.

La primera vez fue, de hecho, antes de que la pareja se casara en mayo de 2018 lo que supuso que la reina se saltara una de sus muchas normas al permitir que Meghan fuera a Sandringham antes casarse con Harry y convertirse así en una auténtica royal.

El año pasado, Meghan y Harry ya no estuvieron en Sandringham. Las navidades las pasaron en Canadá con la madre de Meghan.

Coincidieron con esas seis semanas de vacaciones con las que comenzó su salida de la familia real. Lo que desde luego no pensaron entonces era que una pandemia les impediría estar cerca de la familia de Harry todo un año más. Archie, su hijito, ya tiene 19 meses y apenas conoce a sus abuelos paternos.

Fuente: revistavanityfair.es